Para conducir bien hay que dormir mejor

CONDUCTORA_FATIGADA_RETOCADA

Los trastornos del sueño pueden aumentar hasta en 4,89 veces el riesgo de accidente de tráfico. Así lo afirman estudios recientemente publicados, según el Dr. Javier Olóriz, del Instituto Otorrinolaringológico Dr. Olóriz.

Está demostrado que la falta de un adecuado descanso nocturno produce somnolencia diurna y puede derivar en múltiples patologías, como hipertensión, cardiopatías, o mayor riesgo de infarto cerebral. Un estudio recientemente publicado muestra que casi la mitad de los hipertensos que roncan tienen apnea del sueño y se ha demostrado que tratando los trastornos respiratorios mejora la hipertensión.

La apnea del sueño es una enfermedad de alta prevalencia en España. Consiste en la aparición de pausas respiratorias a consecuencia de la obstrucción repetitiva parcial o completa de las vías áreas superiores durante el sueño. La mayor consecuencia diurna es la somnolencia en diferentes grados. En España, entre cinco y ocho millones de personas sufren apnea del sueño aunque sólo están diagnosticados entre un 5 y un 9% de los pacientes. Ello representa un elevado riesgo de siniestralidad laboral y también en la conducción.

 

Sin sueño, aumenta el riesgo

Por ello, afirma el Dr. Sáez (neumólogo coordinador de la unidad del ronquido y apnea del Instituto ORL Dr. Olóriz) es importante concienciar los conductores ocasionales o profesionales que la apnea es una enfermedad grave, relacionada directamente con un 20% de los accidentes de tráfico. En estos casos, la ausencia de un sueño reparador supone aumentar de 1,21 a 4,89 veces el riesgo de accidentes, según diversos estudios científicos publicados.
Sin embargo, no hay que olvidar que hay formas de predecir y tratar de eliminar este riesgo. Una simple medición de los niveles nocturnos de oxígeno en sangre (oximetría) junto a la talla y el peso pueden ser suficientes para descartar problemas importantes. En los casos más complejos es necesario un estudio del sueño más completo.