Diferencias entre gripe y resfriado

La gripe y el resfriado son dos enfermedades que se contagian con facilidad durante los meses de frío. Ya que algunos de sus síntomas son parecidos y ambas son provocadas por un virus, algunas personas los confunden, aunque en realidad son enfermedades diferentes. De hecho, mientras que el resfriado permite continuar con la vida cotidiana, la gripe puede incapacitar al paciente durante unos días. Estas son algunas de las diferencias que permiten identificar si se padece gripe o resfriado.

Origen

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus ‘Influenza’, principalmente del tipo H1N1, aunque tiene la particularidad de modificarse cada cierto tiempo, lo que ocasiona que sus síntomas sean diferentes según la modificación. En cuanto al resfriado, existen más de 200 tipos de virus que lo provocan, muchos de ellos de la familia del rhinovirus y el coronavirus. Para prevenir el contagio de la gripe sí existe una vacuna pero, dado que el espectro de virus que provocan el resfriado es muy amplio, no es posible crear una vacuna contra él.

Periodo de incubación

El periodo de incubación del resfriado es de entre 48 y 72 horas, mientras que el de la gripe es de 18 a 36 horas. La gripe aparece súbitamente de un día para otro, mientras que el resfriado llega de forma gradual.

Duración y complicaciones

En el resfriado las complicaciones son menos frecuentes y la duración de los síntomas no suele ser mayor a una semana. La gripe puede durar entre una y dos semanas y dar lugar a complicaciones, especialmente en grupos de mayor riesgo.

Diferencias en los síntomas

La diferencia más visible entre ambas enfermedades es la intensidad de los síntomas. La gripe suele ser más intensa y debilitante, obligando al que la sufre a permanecer en reposo, mientras que el resfriado suele permitir continuar con la vida normal. Gripe y resfriado tienen algunos síntomas en común, aunque otros solo aparecen en alguna de las dos enfermedades:

  • Congestión nasal: el goteo y la congestión nasal es una de las principales características del resfriado, siendo abundante al inicio. Durante la gripe, sin embargo, no suele haber congestión.
  • Fiebre: es uno de los síntomas más reveladores de la gripe. Durante la gripe suele aparecer fiebre que, en algunos casos, es muy alta (38-40ºC) y se puede prolongar durante tres o cuatro días. En el resfriado la fiebre no suele aparecer y, si lo hace, el aumento de temperatura es de unas pocas décimas.
  • Estornudos: los estornudos son síntoma clásico del resfriado, mientras que en la gripe solo se producen ocasionalmente.
  • Tos: aparece en ambos casos, por lo que sólo se puede diferenciar por la mucosidad. En el resfriado la tos puede venir acompañada de mucosidad, mientras que en la gripe suele ser seca.
  • Picor de ojos: suele ser más habitual de las alergias, aunque también puede sufrirse durante el resfriado. En la gripe el picor de ojos aparece raramente.
  • Dolores musculares y articulares: en el resfriado pueden aparecer de forma leve y no en todos los casos, mientras que en la gripe sí están presentes y pueden ser bastante intensos.
  • Dolor de cabeza: con el resfriado sólo aparecen ocasionalmente, mientras que con la gripe es habitual sufrir dolores de cabeza intensos.
  • Dolor de garganta: es un síntoma propio del resfriado pero ocasional en la gripe.
  • Cansancio generalizado: en el resfriado suele ser moderado, pero en la gripe puede resultar intenso desde el principio de la enfermedad y durar unas tres semanas.

Tratamiento

Ya que ambas son enfermedades infecciosas causadas por virus no se administran antibióticos para curarlas. Durante la gripe o el resfriado se suelen recetar medicamentos para mejorar el estado general del paciente y aliviar los síntomas: antitérmicos para reducir la fiebre, analgésicos, antitusivos, mucolíticos… También se recomienda hidratarse bien y bañarse en agua tibia para bajar la fiebre elevada. Conocer los síntomas sufridos es esencial para que se puedan adquirir los medicamentos apropiados en la farmacia.