Por qué enfadarse media hora al día es bueno para la salud

Cuando una persona se enfada habitualmente genera ira, se irrita y se siente mal. El enfado crea situaciones de tensión que parecen no tener ningún beneficio para el bienestar físico ni mental propio ni para las relaciones sociales. Sin embargo, algunos estudios recientes aseguran que enfadarse de forma breve puede ser positivo para la salud y para la supervivencia del ser humano.  

¿Por qué enfadarse es bueno?

Según varios estudios científicos, enfadarse durante un periodo de tiempo puede ser bueno para la salud. Concretamente, un estudio realizado por el Instituto Nacional de Psiquiatría de México señala que 30 minutos de rabia al día pueden ser muy beneficiosos. Según los resultados de esta investigación, la rabia busca favorecer la resolución del problema que la causa, lo que permite aumentar la noradrenalina (que mejora la condición física ante el enfrentamiento) y la dopamina (que a su vez incrementará la frecuencia cardiaca).

Además de esto, otros estudios también destacan que el enfado:

  • Ayuda a que algunos órganos del cuerpo se activen, ya que el enfado suele ir acompañado de una reacción fisiológica.
  • Activa el sistema nervioso simpático: aumenta el ritmo cardiaco, la respiración y la sudoración pero se ralentiza el sistema digestivo. Según los estudios, ésta es una reacción del cuerpo que busca llenar de energía a la persona para responder ante cualquier situación que se le presente.
  • Oxigena y fortalece al organismo, favoreciendo al corazón y al cerebro.
  • Puede hacer ver a la persona que hay algo que le duele. Comprendiendo qué es, podrá deshacerse de emociones, sensaciones o creencias negativas o entender qué necesita para sentirse mejor: descansar, tomar una decisión, poner límites… Aquellas personas que no conectan con su malestar lo van acumulando y sufren síntomas como cefaleas, problemas digestivos, crisis de pánico…

No obstante, esta rabia debe ser momentánea. Mantener el enfado durante mucho tiempo puede acabar resultando negativo para la salud:

  • Al elevarse el pulso cardiaco se puede generar taquicardia.
  • El aumento de sustancias químicas como la adrenalina puede alterar el equilibrio natural.
  • El aumento de la presión sanguínea puede provocar un deterioro de las arterias.
  • Si la reacción fisiológica generada por el enfado se mantiene demasiado tiempo, puede activar los ejes del estrés de forma crónica.
  • Provoca contracturas, dolores musculares y cefaleas tensionales.
  • Aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades como gastritis, colitis y dermatitis.

¿Por qué reprimir la ira puede ser negativo?

Aunque enfadarse puede ser beneficioso para la salud, no expresar esta ira puede llegar a ser negativo. En muchas ocasiones las personas no dejan traslucir su ira o enfado por miedo al rechazo o por las restricciones sociales. Sin embargo, tragarse esta rabia puede ocasionar también algunos daños.

Según un estudio realizado durante varias décadas por el doctor Harburg y su equipo de la Universidad de la Escuela de la Salud Pública de Michigan, los hombres y las mujeres que reprimían la ira que sentían a causa de un ataque injusto tenían más probabilidades de contraer bronquitis y sufrir ataques cardiacos. Asimismo, eran más propensos a morir antes que los sujetos que dejaban que su ira se expresara cuando estaban molestos.

Además, el control excesivo del enfado se relaciona en muchas ocasiones con manifestaciones somáticas como úlceras estomacales, cefaleas o hipertensión.