Nos preocupamos por la salud, pero no por la cesta de la compra

El 94% de la población reconoce que les preocupa cada vez más llevar una dieta sana, pero solo el 49% cree que los productos que compra habitualmente son siempre saludables y el 51% restante cree que solo lo es a veces, según revela un estudio sobre hábitos a la hora de realizar una compra saludable que ha realizado la Escuela de Alimentación Eroski, a través de una encuesta 'on line' a más de 1.250 consumidores en todo el territorio español. Esta encuesta refleja que seis

Esta encuesta refleja que seis de cada diez consumidores consideran que los alimentos de su cesta de la compra son ahora más sanos que los de hace unos años. El 77% de las personas consultadas asegura que entre su elección de compra saludable suele adquirir con asiduidad alimentos de temporada, un porcentaje que asciende hasta el 83% en cuanto a los alimentos frescos.

La lista de alimentos saludables que no faltan en la cesta de la compra de los consumidores la encabezan las verduras y hortalizas frescas que declaran adquirir habitualmente el 79% de ellos. Les siguen las frutas en el 68% de las cestas de la compra. El 30% incorpora las legumbres como un alimento saludable indispensable en su cesta y el 21%, los lácteos desnatados y el pescado blanco.

Los alimentos nutricionalmente mejorados también forman parte de la alimentación saludable de los consumidores. En concreto, el 60% de los participantes en el estudio asegura que los alimentos ricos en fibra no suelen faltar en su cesta de la compra. El 57% también incluye aquellos sin grasas saturadas y el 54% sin azúcares añadidos.

Seis de cada diez consumidores que han participado en la encuesta reconoce que su cesta incluye habitualmente alimentos menos saludables como precocinados, dulces, bollería y snacks, entre otros.

Las opiniones sobre si llenar la cesta de la compra con alimentos más saludables requiere más tiempo y dedicación están equilibradas. Así, el 49% de los encuestados aseguran que sí lo requiere y apuntan como motivo principal que los productos saludables no están disponibles en una única tienda. Además, consideran que requiere una lectura minuciosa del etiquetado y conocimientos sobre nutrición. En contraposición, la mitad de los consumidores considera que no lleva ni más tiempo ni exige mayor dedicación.

El 68% de los consumidores opina que una cesta de la compra saludable cuesta más y estiman que es un 29% de media más cara. Solo un 8% cree que es más barata y el 23% considera que cuesta lo mismo. I