Estos son los consejos de los especialistas si tu hijo tiene sobrepeso

En 2016, el mundo registró 41 millones de casos de lactantes y niños pequeños que padecen sobrepeso u obesidad. Solo en África, el número de menores de edad con esta problemática se alcanzó los nueve millones. Estos fueron los preocupantes datos aportados por la comisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) conformada para poder acabar con la obesidad infantil. Si hoy se pregunta cómo puede actuar ante un caso en particular de este tipo, hoy intentaremos ayudarle. 

Los datos apuntaban ya en su momento a que la tendencia llevaría a incrementar hasta los 70 millones de niños con sobrepeso u obesos para 2025, lo que supondría una puerta abierta a todas las complicaciones de salud de carácter grave que conlleva. Uno de los remedios fundamentales es el de la lactancia materna hasta los seis meses de edad. 

Según el Instituto Nacional de la Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos (NIH), no siempre es fácil darse cuenta de que un menor tiene sobrepeso, ya que cada uno crece de forma diferente y en distinto momento. La cantidad de grasa corporal varía según la edad y es distinta entre niñas y niños. 

Algunas de las complicaciones derivadas del sobrepeso pudieran ser problemas respiratorios, dolor de las articulaciones, diabetes, presión arterial o colesterol altos y hasta depresión o baja autoestima por las burlas de sus compañeros. Además, de cara a un futuro, corren mayor riesgo de tener problemas como cáncer o enfermedades cardiovasculares. 

Por ello, el NIH ofrece una serie de recomendaciones que no deben pasar por alto si quieren poner remedio. 

1- Sea un modelo a seguir en cuanto a alimentación. Los niños suelen imitar lo que ven. 

2- Converse con su hijo para hacerle distinguir los hábitos saludables de los que no. Expóngale la importancia de hacer ejercicio para ser fuerte y que mantenga saludable. 

3- Evite que pase el tiempo frente a una pantalla. No más de dos horas diarias ante cualquier dispositivo. 

4- Anime a su familia a adoptar hábitos saludables para que el menor se sienta integrado. 

5- Asegúrese de que su hijo descansa lo suficiente. Algunas investigaciones relacionan el exceso de peso por no dormir lo suficiente tanto en niños como en adultos.