Directo al origen del tumor

origen-tumor

La ciencia vuelve a dar un paso más en la lucha contra el cáncer. Lo último es el avance al que han llegado especialistas andaluces: un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla (US) han desarrollado un estudio junto a otros expertos españoles e internacionales en el que analizan el papel que juega la proteína securina -presente en las células humanas- en el desarrollo del cáncer de hígado.

En un comunicado, Andalucía Innova explica que la función de la securina es evitar la separación prematura de las cromátidas hermanas durante la división celular y asegura que las dos células resultantes de esa división tengan exactamente el mismo número de cromosomas. Sin embargo, si la mencionada proteína se acumula y llega a alcanzar un nivel por encima del normal, provoca la aparición de tumores.

‘Máquina de destrucción'

En este sentido, el grupo de María Dolores Tortolero descubrió que la acumulación de la proteína está causada por una «maquinaria de destrucción conocida como complejo ‘SCF', de modo que si no funciona o funciona mal, la securina se acumula por encima del nivel normal».

Actualmente, el grupo de los doctores Majano y López-Cabrera del Hospital Universitario de la Princesa en Madrid, en colaboración con la Universidad de Sevilla, han iniciado un trabajo dirigido a conocer la implicación del virus de la hepatitis B en el cáncer de hígado.
Según puntualiza el citado grupo dentro de un trabajo publicado en ‘Hepatology', una de las proteínas del virus que provoca el carcinoma de hígado bloquea la destrucción de la securina por parte de la «maquinaria».

«En diversos ensayos hemos puesto de manifiesto un posible mecanismo por el que el ‘VHB' o virus de la hepatitis B induce el desarrollo del cáncer», aclara la investigación, que apunta que el mecanismo consiste en que la proteína vírica ‘HBX' bloquea la destrucción de la securina por el complejo ‘SCF', lo que provoca su acumulación y, por lo tanto, la formación del tumor.