Un 'aparato' que ayuda a no engordar

OBESIDAD_RETOCADA

Un dispositivo similar a un marcapasos implantado en el estómago que detecta cada vez que el paciente ingiere cualquier tipo de alimentos y envía impulsos eléctricos que causan la sensación de saciedad es la nueva técnica quirúrgica para el tratamiento de la obesidad.

El sistema, denominado abiliti, ha sido implantado por primera vez en España a dos mujeres con obesidad mórbida por cirujanos de la Clínica de La Luz. La intervención se puede realizar en régimen ambulatorio o en hospital de día mediante técnicas de cirugía mínimamente invasivas.

Esta novedosa técnica no altera la fisiología del estómago y es más segura que la de banda gástrica o balón intragástrico, ya que no tiene tantas complicaciones postoperatorias, reduce la morbilidad, no exige el tratamiento de dietas complejas y facilita la reeducación del paciente a los hábitos alimenticios. El doctor Manuel Miras, responsable de la Unidad de Cirugía Bariátrica del hospital, ha explicado que la intervención consiste en introducir un sensor en el estómago, que va unido a un marcapasos.

Estímulos eléctricos

Cuando el paciente come o bebe, el sensor envía un estímulo al marcapasos, que éste, a su vez, transmite a un electrodo situado en la pared gástrica, lo que produce en el paciente la sensación de que su estómago está lleno. El dispositivo funciona igual que un marcapasos cardíaco, con la diferencia de que la batería dura cinco años, y se puede retirar en cualquier momento.

Una vez instalado el sistema, desde un ordenador el médico puede controlar por vía wifi todos los datos acumulados en el dispositivo, así como calibrarlo en función de las características y la evolución del paciente. Los pacientes pueden perder ente un 35 y un 40 por ciento del exceso de peso en un año.