La granada es eficaz para combatir el asma y la menopausia, según sus productores

Un estudio de varias universidades de la India y otro de un centro universitario de Corea del Sur han revelado que el extracto de la fruta de la granada es eficaz para combatir el asma y los síntomas de la menopausia, respectivamente.Así lo han afirmado fuentes de la Asociación de Productores y Comercializadores de las granadas de Elche, que han indicado que una de las investigaciones ha sido realizada por los departamentos de Tecnología Farmacéutica de varias universidades de la India, mientras que el otro estudio lo ha llevado a cabo el departamento de Medicina Ginecológica de la Universidad Jecheon-si de Corea del Sur.
Los resultados del primer trabajo han mostrado que el extracto de esta fruta "tiene una actividad antihistamínica significativa", lo que demuestra, según han asegurado fuentes de la asociación en un comunicado, que "el consumo de las granadas de Elche es favorable para el tratamiento del asma".

Respecto a la investigación de la Universidad Jecheon-si, las mismas fuentes han señalado que ésta ha constatado que el extracto de piel de la granada "reduce de forma significativa los sofocos y el exceso de sudoración, dos de los principales síntomas que experimentan las mujeres que han entrado en la menopausia".

El estudio coreano ha evidenciado, además, "una disminución considerable del índice de Kuppermann", una escala utilizada mundialmente y desarrollada en 1953 para valorar la presencia y severidad de los síntomas de la menopausia clasificados en once categorías.

Estas nuevas investigaciones se suman a otras anteriores sobre los beneficios de las granadas de Elche realizadas por las universidades de Atenas y de Liverpool, han recordado los productores.

Así, el Departamento de Dermatología del Hospital Andreas Sygros, de la Universidad de Atenas, sostiene que los antioxidantes del extracto de la granada contribuyen a mitigar o frenar los efectos nocivos de los rayos UVA y UVB, causantes de las quemaduras solares, que suelen darse en verano.

Por su parte, un estudio de la institución académica de Liverpool asegura que el consumo de la granada podría reducir el número de cesáreas y disminuir el riesgo de desarrollar cáncer, inflamación y enfermedades cardiovasculares o neurodegenerativas, según fuentes de la asociación de productores.

"La incorporación de las granadas de Elche a nuestra dieta podría prevenir este tipo de enfermedades, así como aportarnos las dosis necesarias de vitaminas C y E, potasio y polifenoles, responsables de la elevada actividad antioxidante", han añadido.