Alimentos ricos en antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias naturales o fabricadas por el hombre que ayudan a luchar contra los radicales libres y, consecuentemente, a retrasar el envejecimiento. Debido a los importantes beneficios que los antioxidantes tienen para la salud, es importante consumirlos a través de los alimentos que los poseen en mayor cantidad.

Qué son los antioxidantes y cuáles son sus beneficios

Los antioxidantes son moléculas que ayudan a prevenir o retrasar el daño celular generado por unas sustancias tóxicas llamadas radicales libres. Estos radicales son moléculas que consiguen su estabilidad modificando las moléculas colindantes, lo que provoca una reacción en cadena que termina dañando a múltiples células.

Los radicales causan el envejecimiento y la aparición de enfermedades degenerativas, por lo que es imprescindible combatirlos con antioxidantes. La falta de antioxidantes puede producir un envejecimiento prematuro, problemas en el sistema cardiovascular y problemas en el sistema nervioso (disminución de los impulsos nerviosos, los reflejos, la memoria y el aprendizaje). Asimismo, los antioxidantes tienen estos beneficios:

  • Ayudan a prevenir el sobrepeso y tienen poder antiinflamatorio, especialmente los flavonoides.
  • Ayudan en la recuperación tras el ejercicio y previenen las lesiones.
  • Mejoran la calidad de vida.

Tipos de antioxidantes

Los antioxidantes pueden ser endógenos, es decir, fabricados por la propia célula; o exógenos, que son aquellos que entran en el organismo a través de la dieta o los suplementos dietéticos. Son antioxidantes exógenos:

  • Las vitaminas E y C.
  • Los betacarotenos.
  • Los flavonoides.
  • El gutatión.
  • La coenzima Q10.
  • El ácido tióctico.

Alimentos ricos en antioxidantes

La mayoría de los alimentos incluyen, en mayor o menor medida, varios de los antioxidantes anteriormente mencionados. No obstante, hay algunos alimentos que destacan por su gran aporte de antioxidantes:

  • Brócoli: contiene gran variedad de antioxidantes como sulforanano, vitamina C, glucosinolatos e índoles. Para disfrutar al máximo de sus beneficios es preferible tomarlo crudo o al vapor cocinado durante poco tiempo.
  • Chocolate negro: contiene polifenoles y flavonoides como la epicatequina que se asocian a una posible reducción de las pérdidas de memoria. También puede ser antiinflamatorio y preventivo de enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial. El único problema es que es bastante calórico, por lo que no se debe tomar en grandes cantidades.
  • Frutos del bosque: las frambuesas, los arándanos y las moras son alimentos que pueden servir para saciarse entre horas, ya que son muy saludables y estén repletos de antioxidantes. Funcionan como protector cardiovascular y ayudan a controlar la hipertensión arterial y a retardar el proceso de envejecimiento.
  • Canela: rica en antioxidantes como los polifenoles, el ácido fenólico y los flavonoides. Según distintos estudios, además de tener efectos antioxidantes, tomar canela mejora la sensibilidad a la insulina y reduce el colesterol.
  • Alcachofa: son un buen antioxidante por su alto contenido en fitonutrientes y polifenoles. Estos antioxidantes actúan como anticancerígenos, antiinflamatorios y antivirales. También se le atribuyen beneficios para la memoria.
  • Legumbres: tienen un gran potencial antioxidante, especialmente los frijoles.
  • Frutos secos: consumir un puñado diario de frutos secos ayuda a cuidar la salud del corazón, mejorar la circulación sanguínea y regular el colesterol. Además de contener antioxidantes como la quercetina, son una buena fuente de fibra, potasio y omega 3 y 6.
  • Uvas: las uvas (y el vino con moderación) son una fuente rica en polifenoles y flavonoides. Las uvas pueden ayudar a retardar el envejecimiento celular e incluso a disminuir la incidencia de enfermedades degenerativas. Además contienen resveratrol, un antioxidante que previene el cáncer de colon y de mama.
  • Zanahorias: son fuente de betacaroteno, un antioxidante que favorece la producción de la vitamina A, buena para la vista y la prevención de enfermedades como el cáncer.
  • Té verde: es un tipo de té que no ha sufrido oxidación durante su procesado. Contiene altas concentraciones de polifenoles y puede ser preventivo contra alguno tipos de cáncer.
  • Tomate: es un buen antioxidante gracias al licopeno, que protege la salud y combate el envejecimiento. Contiene también una importante cantidad de Vitamina C y vitamina A.
  • Ajo: gracias a su contenido en antioxidantes como la alina y la quercetina, es un alimento antiinflamatorio. Está considerado un antibiótico natural capaz de eliminar algunas cepas de bacterias dañinas. Para que sea más efectivo hay que consumirlo crudo.

No obstante, a pesar de los beneficios de estos alimentos, no se deben tomar en exceso. Lo importante es seguir una dieta equilibrada que incluya alimentos de todos los tipos.