Beneficios de la avena ante enfermedades

Avena: qué es

La avena ha sido consumida como alimento desde la antigüedad. Se trata de un cereal perteneciente a la familia ‘Poaceae’, mayormente cultivado en Europa y Norteamérica, adaptándose a climas húmedos y frescos. En los últimos años, su consumo se ha visto incrementado, algo que se ha dejado notar en los países especialmente productores como Rusia, Canadá, Finlandia, Polonia o Estados Unidos. 

En España, el consumo de avena ha ido en aumento desde los 0.43 kilogramos por persona al año determinados en 2013 por la División de Estadística de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Una cantidad que evoluciona si se valora que apenas llegaba al 0.19 en 1990. 

Y es que los cereales han sido base de dieta de la humanidad desde hace miles de años. La avena, en los últimos tiempos, ha ido consolidándose con el paso del tiempo hasta el punto de ser uno de esos recursos a los que acudir incluso para mejorar en lo que a salud concierne. Hoy analizaremos cuáles son las propiedades nutricionales de la avena, cuáles son sus beneficios para nuestro organismo en caso de padecer ciertas patologías. 

Propiedades nutricionales de la avena

La realidad es que la avena se extrae de una planta y para hacerse los medicamentos se emplean partes como la semilla (avena), las hojas, el tallo (paja de avena) y el salvado (la cubierta exterior de la avena integral). También destacan productos como la harina de avena.  De hecho, el salvado de avena y la avena integral se emplean para la presión arterial alta, el colesterol alto, la diabetes y problemas de digestión, entre otras problemáticas.   En especial se emplea para reducir los niveles de colesterol y el riesgo de cardiopatía. 

La avena se clasifica en cereal de grano entero (esos granos que conservan las tres partes que los componen, germen, endospermo y salvado). Un cereal con un valor energético de 361 kilocalorías por 100 gramos y se la considera fuente de proteínas de bajo coste y destaca su alto contenido en fibra

En lo que se refiere también a las propiedades nutricionales de la avena, presenta un contenido en hidratos inferior al resto de cereales y un aporte de lípidos superior al resto, aportando ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, considerados como grasa saludable. 

Además, la avena destaca por tener un alto contenido en hierro, magnesio, zinc, fósforo, tiamina (vitamina B1) y vitamina B6, folatos, potasio y vitamina E. En especial destaca por su alto contenido en fibra, especialmente en betaglucanos. La fibra mejora el tránsito intestinal, además de atenuar los niveles de colesterol y glucosa en sangre. 

Además, retrasa el vaciamiento gástrico produciendo mayor saciedad y sensación de plenitud. Por su parte, los betaglucanos se consideran el componente activo más relevante de la avena debido a sus beneficios que podrían ayudar a prevenir y mejorar los síntomas de diabetes, cáncer y enfermedad cardiovascular

Cabe resaltar que las avenantramidas cuentan con una actividad antioxidante de 10 a 30 veces mayor que la de otros compuestos fenólicos. Disponen de propiedades antiinflamatorias y antiaterogénicas, además de ayudar a controlar la presión arterial al producir óxido nítrico (vasodilatador). 

Beneficios de la avena ante enfermedades

Como decimos, la avena muestra unos beneficios potenciales en su acción sobre diferentes patologías. Tiene su influencia en la diabetes, en enfermedades cardiovasculares, en el cáncer, en celiaquía, en obesidad y en patologías intestinales.  La recomendación general apunta que, en el marco de una alimentación saludable, debido a sus beneficios nutricionales y sobre la salud, por su composición nutritiva y por los otros componentes no nutritivos/bioactivos que contiene, sería aconsejable fomentar el consumo de avena en la población española en los diferentes momentos del día. 

En lo que respecta a la diabetes, la avena se presenta como beneficio al disminuir la glucosa en ayunas. Además, mejora la sensibilidad a la insulina y reduce la concentración de hemoglobina glicosilada, de interés en situación de prediabetes.  En lo que respecta a enfermedades cardiovasculares, por medio de la avena logramos una reducción del colesterol sanguíneo, disminución de niveles de LDL y triglicéridos, aumenta los niveles de HDL y sus propias propiedades antiinflamatorias. 

Sobre el cáncer cabe destacar que retrasa el crecimiento de líneas celulares de cáncer e induce a la muerte celular de estas. En lo que respecta a la celiaquía cabe resaltar que en un especialista debe evaluar el caso particular del paciente. Sí se presenta la avena como beneficio para otro problema como la obesidad o las enfermedades intestinales, ya que disminuye la distensión, el dolor abdominal, las flatulencias y mejora el estreñimiento

*NOTA: Este artículo tiene una finalidad informativo- divulgativa. Siempre ha de ser un médico especialista el que determine los procesos de diagnosis, tratamiento y terapias complementarias que estime. Si cree que puede estar enfermo acuda a su centro de salud o a un especialista colegiado, bajo ningún concepto se automedique o tome decisiones relativas a su salud en virtud de lo leído aquí o en cualquier otro sitio web.

FUENTES: 

“Datos actuales sobre las propiedades nutricionales de la avena”, Fundación Española de la Nutrición (FEN) 

Portal de Información de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU