Un chip permite al cerebro recibir señales de radiofrecuencia

Ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachussetts han fabricado un minúsculo radio chip con características de rapidez, ancho de abanda y bajo consumo de energía que permiten su diseño para ser incorporado al oído interno humano con la posibilidad de recibir señales de Internet, radio, televisión y teléfono móvil.

Rahul Sarpeshkar, profesor asociado de ingeniería electrónica e informática, ha dirigido, junto a su discípulo Soumyajit Mandal, (ambos en la imagen) el diseño del chip imitando el oído interno, o cóclea. Este chip es más rápido que cualquier analizador de espectro de radiofrecuencia diseñado hasta la fecha y también opera con mucha menos energía.

"La cóclea obtiene rápidamente una instantánea de lo que pasa en el espectro de sonido", explicó Sarpeshkar. "Cuando empecé a mirar el oído, me dí cuenta de que era como una super radio con 3.500 canales paralelos".

Sarpeshkar describe el nuevo chip, que ha sido denominado como "coclea de radiofrecuencia o RF" en un estudio que se publica en el número de junio de la revista del Journal of Solid-State Circuits. Han solicitado una patente para incoprorar este diseño en un arquitectura de software de radio que se diseñe para procesar de forma eficiente un amplio espectro de señales, tales como telefonía móvil, internet sin cables, radio FM y otras señales.

El cÓclea RF imita la estructura y funciones de la cóclea biológica; usa fluidos mecánicos, piezoeléctricos y señales neurales para procesar y convertir las ondas de sonido en señales eléctricas que son enviadas al cerebro.

Cuando las ondas de sonido entran en la cóclea, crean ondas mecánicas en la membrana coclear y el fluido del oído interno, activando células de pelo (células que provocan el envío de señales eléctricas al cerebro). La cóclea biológica puede percibir un rango de frecuencias que abarca de 100 a 10.000 herzios. Sarpeshkar utilizó los mismos principios de diseño en su chip para crear un aparato que pudiera percibir señales en frecuencias un millón de veces superior, incluidas señales de radio y la mayoría de aplicaciones comerciales sin cables.