La cepa de la nueva gripe circuló durante años entre los cerdos sin que fuera detectada

La cepa de la nueva gripe confirmada en casi 30.000 personas de 74 países, y que ayer alcanzó el nivel de pandemia, se expandió previamente entre los cerdos durante años sin que fuera detectada, según un estudio de expertos en la materia. Los británicos Andrew Rambaut de la Universidad de Edimburgo y Oliver Pybus de la Universidad de Oxford, junto a Yi Guan de la Universidad de Hong Kong, examinaron la secuencia genética de la nueva cepa del virus H1N1, anteriormente conocida como 'gripe porcina' y denunciaron la falta de control de los reguladores de salud de animales, que dejaron pasar la oportunidad de vigilar a los cerdos, de ahí la rápida expansión del brote.

Los tres expertos mostraron que la gripe A es una mezcla de otros virus que habían estado circulando en cerdos, uno de los cuales era en sí mismo una mezcla que incluía secuencias genéticas como las de aves, cerdos y humanos. "Se trata de una derivación de muchos virus circulando en cerdos", afirmaron y lamentaron que la transmisión inicial a los seres humanos se dio varios meses antes de que se reconociera el brote. "Incluso pese a la vigilancia de la explosión en humanos, la falta de investigación sistemática en porcinos permitió la persistencia no detectada y evolución del brote", señalaron.

El equipo internacional también empleó un método de "reloj molecular" para comparar el virus actual con sus relativos y estimó su edad basándose en las mutaciones. Esto da una idea aproximada respecto al momento en que el virus habría emergido. "Encontramos que el ancestro común del brote (de la nueva gripe H1N1) y el virus porcino emparentado más cercano existieron entre 9,2 y 17,2 años atrás, dependiendo del segmento genético, de ahí que los ancestros de la epidemia hayan estado circulando sin ser detectados por alrededor de una década", señalaron los especialistas. "Por lo tanto, esta estructura genética podría haber estado circulando en cerdos por varios años antes de que emergiera en los seres humanos", destacaron.

Por su parte, el ministro de Salud mexicano, José Angel Córdova, anticipó ayer que su país sufrirá un repunte de los casos de nueva gripe en noviembre o diciembre, aunque precisamente para esos meses se prevé que ya este disponible una vacuna específica para el virus.

Córdova afirmó que México, que paralizó sus actividades entre finales de abril y principios de mayo, registra en la actualidad 6.403 casos confirmados y 109 muertes. De cara al futuro inmediato, Córdova aseveró que su Gobierno observará el comportamiento del virus H1N1 en países del hemisferio sur, donde queda por ver si la llegada de la gripe común sustituirá a la nueva gripe o ambas actuarán a la vez.