La gripe, una vacuna necesaria

gripe

Tras el terremoto producido por la gripe A el pasado año, esta práctica vuelve a tomar su correcta dimensión este otoño. La vacuna de la gripe tiene el objetivo de producir anticuerpos contra el virus de la Influenza que produce la enfermedad.

En nuestro entorno geográfico, la gripe aparece en los meses de frío, entre el otoño y hasta bien entrada la primavera.

Los síntomas de la gripe son:

* Fiebre
* Dolores musculares
* Resfriado
* Tos

Aunque el periodo de desarrollo de la enfermedad es corto (entre tres y siete días), algunas personas pueden tener complicaciones que requieren hospitalización por tener afecciones respiratorias previas, o de otro tipo, que se producen en enfermos crónicos (diabetes, bronquitis crónica, insuficiencia renal, etcétera).

A pesar de que el año pasado se creó una alarma de dimensiones planetarias con la aparición del famoso virus de la Gripe A, que causó una mortandad que los expertos discuten aún hoy si fue inusual o no, es cierto que son miles las personas que mueren todos los años en Europa como consecuencia de la gripe y sus complicaciones.

Un virus cambiante

Cada año, el virus que causa la gripe sufre mutaciones con respecto al que la causó el año anterior, o llega en una modalidad distinta. Son varias las clases de virus de la gripe que cada año aparecen en distintos rincones del planeta. Ello exige un continuo esfuerzo por parte de los investigadores, que cada año deben reformular la vacuna, para adaptarse a los virus que, según las estadísticas e investigaciones, puedan ser los más fuertes en el año en cuestión.

Los tipos de virus de la Influenza se denominan A, B y C. El tipo A generalmente es responsable de grandes brotes de la enfermedad y es un virus que constantemente está cambiando, regularmente desarrollando nuevas cepas y ocasionado nuevas epidemias por cada cierto período de años. El tipo B ocasiona pequeños brotes y el tipo C generalmente causa una enfermedad leve.

Todos los virus de la vacuna están muertos, así que no es posible contagiarse de gripe con ella. Puesto que la inmunidad que provee la vacuna decrece después de algunos meses, se suministra a principios de la "estación de la gripe", normalmente a finales de septiembre o principios de octubre en Europa.

Las personas que viajan a otros países deberían saber que la gripe se da durante todo el año en los países tropicales y que la "estación de la gripe" en los países templados del hemisferio Sur es de abril a septiembre.

¿Cómo se pone y a quién?

La vacuna se administra por vía intramuscular, generalmente en la zona del hombro, sobre un músculo que se llama Deltoides. Los grupos-objetivo principales de esta medida de prevención son:

* Mayores de 65 años
* Adultos o niños con problemas pulmonares o cardiacos
* Residentes en asilos
* Residentes de cualquier institución que convivan con personas con problemas crónicos de salud
* Personas tratadas durante el año de fibrosis quística, problemas de riñón, anemia, asma severo, o enfermedades metabólicas crónicas (diabetes,...)
* Personas inmunodeprimidas (pacientes tratados con quimioterapia y personas VIH positivas)
* Niños y adolescentes tratados con aspirina durante un largo periodo.

La vacuna también se recomienda a colectivos que atienden a personas de alto riesgo:

* Sanitarios de hospitales, clínicas o domiciliarios.
* Personas que atienden las necesidades familiares de alto riesgo en sus casas.