¿Cómo puedo conseguir mi historial médico?

El historial médico es un documento completamente legal que supone el resultado entre el contacto de un profesional del ámbito de la salud con el paciente.

Este documento recopila toda aquella información que sea relevante en relación con la salud de los pacientes. Así, con una consulta se podrá saber de qué forma se le puede dar atención personalizada, controlar cualquier alergia, saber el grupo sanguíneo para una transfusión, etc.

Las cosas no siempre salen bien en un hospital, centro médico o ambulatorio. Es posible que, debido a una negligencia, tengamos que enfrentarnos a graves consecuencias de por vida.

El primer paso para reclamar una negligencia es hacerse con nuestro historial médico, y de ahí la importancia de que sepas cómo conseguirlo.

Si no tienes ni idea de cómo empezar a solicitarlo, esto te interesa:

 

¿Podemos tener acceso a nuestro historial médico?

Aunque la respuesta parece obvia, es importante tenerlo claro. Hay que considerar que en este historial se esconde información sensible, lo que quiere decir que no todo el mundo podrá tener acceso, ni tan siquiera os médicos.

La regulación del acceso se puede encontrar en la Ley 41/2002, que es aquella que persigue garantizar el secreto médico.

Si lees esta ley, descubrirás que los pacientes tienen el derecho de acceder a su historial clínico y a poder obtener copias de sus datos. Sin embargo, cada centro sanitario puede imponer el protocolo que mejor considere para que un paciente pueda acceder a su historial clínico.

En los siguientes apartados vamos a analizar cómo consultarlo, tanto de manera física, como de forma online. Para esta última fórmula será necesario hacernos con la tarjeta sanitaria virtual.

 

¿Cómo solicitar tu historial clínico?

De manera presencial

Si prefieres hacer el trámite de forma presencial, o no tienes los recursos para probar con la otra fórmula, tan solo tendrás que ir a tu centro de salud.

Y es que este centro será el único que puede regular quien tiene acceso al historial. El proceso puede variar de muchas maneras dependiendo del centro del que estemos hablando, así como de la Comunidad Autónoma en cuestión.

Lo más habitual es que tengamos que aportar la siguiente documentación:

  • DNI: aportamos nuestra identificación, pasaporte o equivalente.

  • Solicitud: tendremos que presentar una solicitud por duplicado en el que se indique que queremos solicitar el historial médico. De esa solicitud nos quedará una copia que será la que nos sirva para iniciar cualquier reclamación.

  • Tarjeta sanitaria: también es habitual que nos pidan la tarjeta sanitaria, aunque con los documentos anteriores debería ser más que suficiente.

De forma telemática

Podemos obtener el historial médico de una forma más sencilla, directamente a través de nuestro equipo informático. Para ello, nos hará falta un DNI-E o un certificado electrónico. También es posible que nos deje acceder a través del sistema Cl@ve.

Esos son los pasos que seguiremos:

  1. Comprobaremos que tenemos configurado nuestro certificado o DNI-E para que funcione en el navegador

  2. Accederemos al servicio que nos corresponde en base a nuestra Comunidad Autónoma.

  3. Tan solo sigue los pasos que te solicite el sistema.

Por lo general, el sistema tan solo te pedirá que te identifiques y luego podrás entrar a las diferentes opciones. Tendremos que pulsar en el historial médico y no habrá ningún problema para proceder con su descarga.

 

¿Quién puede acceder a mi historial clínico?

Como ya hemos comentado, los datos que se tratan en el historial médico son muy sensibles, así que la Ley 41/2002 se encarga de regular los accesos. Esta regulación está limitada al personal sanitario que esté relacionado con el tratamiento propio del paciente.

¿Quiere esto decir que el personal sanitario puede acceder a los datos del paciente en todo momento, siempre y cuando estén vinculados con el tratamiento? No. Debe existir una causa justificada por ley.

No obstante, existen algunas excepciones que se deben tener en cuenta:

  • Investigación: se podría autorizar una orden por el organismo efectivo competente para poder acceder al historial médico de un paciente. En este caso, tan solo se podría solicitar con fines específicos de la investigación en cuestión.

  • Razones epidemiológicas: también se podría acceder a este historial si hay razones epidemiológicas, con el objetivo de prevenir riesgos o peligros graves para la salud que pueda afectar a la población.

  • Acciones de planificación y evaluación de calidad de la asistencia: si se llevan a cabo estas acciones, cuando se gestione mediante personal sanitario acreditado.

Lo más normal es que tan solo el médico que te esté tratando sea el único que pueda acceder a tu historial médico.

De hecho, si alguien accede a tu historial clínico por un motivo diferente a los que han sido contemplados por la ley se estipulan penas relacionadas con divulgación de secretos y de aquellas que vulneran la intimidad personal.