Diferencias entre el paracetamol y el ibuprofeno

El ibuprofeno y el paracetamol son dos de los fármacos más consumidos en España. Ambos son analgésicos y por ello a menudo se utilizan indistintamente para calmar dolores y malestar. No obstante, su composición no es la misma, por lo que elegir uno u otro depende del efecto que se quiera conseguir así como de sus contraindicaciones.

Efecto de cada fármaco

El paracetamol es un medicamento que tiene función analgésica y antipirética. Actúa sobre las zonas del cerebro que regulan el umbral del dolor y la temperatura corporal, razón por la cual alivia el dolor leve y reduce la fiebre.

Por su parte, el ibuprofeno es un medicamento que pertenece al grupo de los anttinflamatorios no esteroideos (AINE), es decir, no derivados de cortisona. Los AINE centran su acción en inhibir la síntesis de prostaglandinas, sustancias responsables de la respuesta inflamatoria y el dolor. Por ello el ibuprofeno no sólo se utiliza como analgésico y antipirético sino también como antiinflamatorio. 

Cuándo tomar cada uno

Ya que la principal diferencia entre paracetamol e ibuprofeno es que el primero no es antiinflamatorio y el segundo sí, la principal razón para decantarse por uno u otro es la inflamación. Por tanto, todo depende de cuál sea la causa del dolor:

  • Para golpes, contusiones, esguinces, dolores musculares o articulares lo mejor es el ibuprofeno, ya que ejercerá su función inflamatoria.
  • Dolor de cabeza: el paracetamol es muy eficaz en casos de dolores de cabeza tensionales o por migraña.
  • Dolor menstrual: si es leve se aconseja paracetamol, si es intenso es mejor el ibuprofeno (porque en este caso suele haber inflamación asociada).
  • Fiebre: si la fiebre es muy intensa lo mejor es el ibuprofeno, si es leve se puede usar el paracetamol.
  • Dolor de muelas: es adecuado el ibuprofeno por su acción antiinflamatoria.
  • Resfriado: si es un catarro con fiebre leve basta con usar paracetamol para aliviar el malestar y reducir la temperatura. No obstante, si se acompaña de inflamación de garganta será mejor el ibuprofeno.                                          

Cómo tomar ibuprofeno y paracetamol

La dosis máxima de ibuprofeno es de 2,4 gramos al día. Siempre hay que empezar por la dosis más baja posible y después aumentarla si no hay mejoría. La recomendación es comenzar con 400 mg cada 8 horas y no con 600, que es lo que la gente habitualmente pide. Asimismo, a la hora de tomarlo hay que tener en cuenta que se debe ingerir con algún alimento porque es muy agresivo con la mucosa gástrica. En algunos casos el médico puede recetar un protector gástrico para paliar este efecto.

En cuanto al paracetamol, la dosis máxima es de cuatro gramos al día y, como en el caso del ibuprofeno, se debe empezar por la posología más baja (500 mg) para aumentarla después si es necesario. Ya que tarda entre 45 y 60 minutos en hacer efecto hay que ser paciente y esperar a que remita el dolor antes de tomar otra dosis. Al contrario que el ibuprofeno no hace falta ingerirlo con las comidas, ya que no afecta a la mucosa gástrica.

En cualquier caso, lo mejor es siempre consultar al médico sobre cuál es el fármaco más apropiado en cada situación y en qué cantidad se debe tomar.

Contraindicaciones de estos fármacos

No es recomendable el uso de ibuprofeno:

  • Durante el embarazo (especialmente en el tercer trimestre) y la lactancia, ya que puede ser dañino para el bebé.
  • Si se padecen problemas relacionados con la mucosa del estómago (úlcera, gastritis…) ya que es muy agresivo con la misma.
  • Si se toman anticoagulantes.
  • En niños menores de 6 meses. Con el resto de niños también hay que tener precaución por lo que se debe consultar al pediatra primero.
  • Si se padece insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica o de carácter cerebrovascular: se debe consultar a un médico para que evalúe la situación personal, ya que tomar ibuprofeno de forma continuada aumenta el riesgo cardiovascular.

Asimismo, hay que tener cuidado si se toman otros medicamentos, ya que el ibuprofeno puede provocar interacciones con ellos.

En cuanto al paracetamol, no se debe tomar si se padecen problemas hepáticos, ya que este fármaco se metaboliza por el hígado.