Nuevo curso para una atención más humana en el parto

parto-natural
La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), con sede en Granada, acoge durante toda la semana un nuevo curso con contenidos sobre el parto, atención neonatal, habilidades de comunicación y demás recursos para dar una atención "más humanizada" al paciente en el parto y otros procesos referidos a la maternidad.

Matronas, profesionales de enfermería, obstetricia, pediatría, neonatología y anestesia, están participando en este nuevo curso titulado 'Humanización de la Atención Perinatal' e impulsado por la Consejería de Salud en las instalaciones de la EASP. 

El curso consta de 35 horas de formación y está dirigido a profesionales del Sistema Sanitario Público Andaluz relacionados, directa o indirectamente, con la atención al parto, atención materna y atención neonatal.

El curso está siendo impartido por los docentes relacionados con diversos campos de la atención perinatal, desde clínicos (matronas, pediatría, neonatología y enfermería), psicología y sociología, hasta relacionados con aspectos ambientales y estructurales (arquitectos, documentalistas y derecho).

Atención humana

Durante las clases, los profesionales han identificando la oportunidad de mejorar la calidad de la atención al parto, materna y neonatal desde una perspectiva de género, incorporando de forma activa a la pareja, contemplando el marco regulador de derechos de usuarias y usuarios, y actuando de forma específica en la mejora de la accesibilidad y equidad en la atención de mujeres en situaciones de vulnerabilidad.

Además, han identificado los beneficios de transformar maternidades tradicionales en maternidades centradas en la familia, así como la necesidad de humanizar el proceso de atención neonatal y comprender los beneficios de facilitar el vínculo madre y recién nacido a través del contacto precoz piel con piel y la no separación de ambos durante la hospitalización, fomentando la lactancia materna.

En la misma línea, se han analizado las características del parto fisiológico, así como de una asistencia basada en el mejor conocimiento disponible y en ejemplos de buenas prácticas. Finalmente, los profesionales se han formado en habilidades de comunicación que permiten prevenir y gestionar conflictos, y mejorar las relaciones interpersonales con usuarios y entre profesionales.