Las vitaminas que palian el efecto nocivo del sol

vitamina-cLas vitaminas C, E y K, son alternativas para el cuidado y el tratamiento de la piel. Muchas de las últimas tendencias en el cuidado dermatológico se asientan en el empleo de vitaminas que palian de forma natural, las complicaciones de la piel, principalmente en periodos como el estival.

La primera de ellas, la vitatmina C, está considerada como un poderoso antioxidente y anti-inflamatorio ya que puede ayudar en la mejora de la piel tras el daño producido causado por los rayos solares, los tratamientos láser y algunos tiempos de exfoliación.

Además, todos los productos que contienen vitamina C, ayudan a mejorar los círculos oscuros bajo los ojos, a aclarar la piel y a refinar la textura.  

Es más, ayuda a la piel a producir colágeno, sustancia que permite un envejecimiento menos rápido, permitiendo  la al sustancia que nos mantiene jóvenes. El cuerpo humano no produce vitamina C por lo que debemos ingerirla. La recomendación se asienta en el acompañamiento con algunos minerales.  

Por su parte, la vitamina E potencia la cicatrización al mismo tiempo que protege a la piel del medio ambiente (contaminación). Es una de las vitaminas más usadas en los productos de cosmética. También, ayuda a la regeneración de los tejidos, como por ejemplo tras el tratamiento de exfoliaciones profundas.

Por último, la vitamina K mitiga la opacidad de la piel cuando es combinada con retinol, potenciando el aclarado de los poros. Además, es beneficiosa para mitigar las inflaciones y los moratones, cuya explicación radica en la ayuda que ésta produce en el proceso de coagulación sanguínea.