Esto debes controlar por tu salud cardiovascular durante esta Navidad

Que la Navidad es una época de excesos es un secreto a voces. El famoso ‘un día es un día’, que recoge el refranero español, puede ser más contraproducente de lo que nos imaginamos para nuestra salud cardiovascular. Así lo determinó la Fundación Española del Corazón (FEC), quien recalca cuáles son las prácticas más habituales de esta época del año y más peligrosas. Conviene conocerlas para así, o bien evitarlas, o bien limar al máximo. 

Por ejemplo, el abuso de azúcares y grasas. El secreto, una vez más, tal como indican desde FEC, es tomarlos con mesura. “Procura no abusar de alimentos ricos en grasas que aumenten los niveles de colesterol, especialmente si ya están afectados por enfermedades cardiovasculares crónicas”, destacan. 

También hay que tener cuidado con los excesos de alcohol para no dañar nuestra salud cardiovascular. No es el mejor aliado pero sí un elemento habitual en estas fechas. Puede debilitar nuestro corazón hasta el punto de crear una miocardiopatía dilatada, que deriva en síntomas de insuficiencia cardíaca. Incluso, algunas arritmias se ven relacionadas directamente por esta situación. 

Otra opción que debes descartar para preservar tu salud cardiovascular es el de olvidarte de la báscula. Probablemente seamos plenamente conscientes que el hecho de medir nuestro peso puede suponernos algún disgusto en estas fechas, pero se debe prevenir la obesidad. Si dejamos de lado ciertas rutinas, podemos tener problemas. 

Diferentes estudios, de hecho, apuntan a que la mortalidad cardiaca es muy superior en estas fechas independientemente de que nos encontremos en zonas de altas o bajas temperaturas. Por ello hay que tener cierta mesura con la ingesta de alimentos u otras sustancias. Hay que apostar por hacer ejercicio físico, aunque sea moderado como caminar, al menos media hora durante la mayoría de días. 

Finalmente, otro de los aspectos a tener en cuenta para proteger nuestra salud cardiovascular es el estrés. Un estudio de origen sueco recalca que el riesgo de ataque cardíaco es máximo a partir de las 22 horas del día de Nochebuena, especialmente para mayores y personas enfermas debido al estrés emocional. Por ello, se aconseja desde FEC “evitar las situaciones de tensión” en estos días como Nochebuena o Fin de Año.