Espacios públicos sin humo

separ_logoEn todo el mundo el tabaco mata cada año a más de cinco millones de personas, una cifra más alta que VHI/Sida, la tuberculosis y la malaria juntos. La propuesta de SEPAR,  se concreta en que todo espacio publico deba ser considerado libre de humo por lo que en ninguno de los espacios públicos que señala el actual articulo 8 debe permitirse fumar; que se establezca claramente la prohibición de cualquier tipo de publicidad, promoción o patrocinio indirecto del tabaco y el compromiso de proporcionar ayuda sanitaria a todos los fumadores que deseen abandonar el tabaco.

 

 La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica se posiciona a favor de modificar la actual Ley del Tabaco con el propósito de defender los derechos de los no fumadores a no inhalar el humo de tabaco no solo por ser un derecho individual sino por los riesgos graves que corre su salud. Los especialistas en enfermedades respiratorias representados por SEPAR avalan su postura mediante numerosos estudios propios que muestran el impacto que muestran el grave perjuicio para la salud que representa respirar aire contaminado por humo del tabaco y al mismo tiempo el alto nivel de sensibilización de la población español ante esta problema.

Para el Dr. Juan Ruiz Manzano, el dato más destacable de este estudio y que permite ser optimistas para conseguir la modificación de la actual Ley es que el 84% de la población estudiada está a favor de aumentar las medidas sanitarias que controlen el consumo del tabaco en los lugares públicos. Entre las medidas que la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica propone el Presidente de SEPAR destaca: que todo espacio publico deba ser considerado libre de humo por lo que en ninguno de los espacios públicos que señala el actual articulo 8 debe permitirse fumar; que se establezca claramente la prohibición de cualquier tipo de publicidad, promoción o patrocinio indirecto del tabaco y el compromiso de proporcionar ayuda sanitaria a todos los fumadores que deseen abandonar el tabaco. SEPAR considera también, necesario crear un debate entre expertos sobre el consumo de tabaco en centros penitenciarios o salas de psiquiatría de los hospitales.

EL TABAQUISMO PASIVO

Según el último estudio de la Organización Mundial de la Salud “Epidemia Mundial de Tabaquismo”, el tabaquismo pasivo causa 600.000 muertes prematuras por año, es decir, 1 de cada 8 muertes en el mundo tiene su causa en la inhalación del humo ajeno. En España esta cifra se estima entre 2.500 y 3.000 personas, lo que representa más de 50 muertes semanales. “Esta cifra que es mucho más elevada que las muertes por accidente de tráfico semanales, nos puede ayudar a dimensionar el problema de salud pública que representa el tabaquismo pasivo” afirma el Dr. Carlos Jiménez, Coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR.

El Dr. Carlos Jiménez recuerda que “en el humo de tabaco existen más de 4000 sustancias químicas de las cuales, ya está suficientemente probado que al menos 250 de ellas son nocivas para el organismo y más de 50 son cancerígenas”. Como consecuencia de estas sustancias, el tabaquismo pasivo causa graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias como por ejemplo cardiopatías coronarias o cáncer de pulmón.

Los más sensibles son los niños. En los lactantes, por ejemplo, puede provocar muerte súbita y en las mujeres embarazadas es causa de insuficiencia ponderal del recién nacido. Según numerosos estudios han demostrado que cuando una madre ha consumido tabaco durante el embarazo y sigue fumando delante de su hijo recién nacido, éste multiplica por 3 su riesgo de sufrir muerte súbita.

Cuando son ambos congéneres los que consumen tabaco delante del recién nacido, este multiplica por 5 sus posibilidades de desarrollar la enfermedad.

En niños de hasta 13 años, un estudio realizado por la propia Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica para valorar el impacto del aire contaminado por humo de tabaco tiene en la salud infantil revela que el 12% de los niños que estaban expuestos al aire ambiental contaminado por humo de tabaco presentaban sintomatología respiratoria (tos, pitos en el pecho y expectoración) en contraste con sólo un 6% de aquellos que no estaban sometidos a este contaminante. “La diferencia era significativa” afirma el Dr. Jiménez.

El Dr. Juan Ruiz Manzano, neumólogo y Presidente de SEPAR considera que “la única medida preventiva eficaz contra el humo del tabaco es la creación de ambientes totalmente libres de humos.

CONSECUENCIAS DEL FUMADOR PASIVO

Al mismo tiempo, la sociedad española está cada vez más sensibilizada y es consciente de los daños del tabaquismo pasivo.” Según un estudio realizado por SEPAR sobre aceptabilidad y percepción de medidas que controlen el consumo de tabaco en lugares públicos con una muestra representativa y extensa de la población española, más del 95% de la población estudiada está convencida que el aire contaminado por humo de tabaco es perjudicial para la salud y hasta el 85% de ellos califican este perjuicio como grave y severo. En el mismo estudio el 78% de la población estudiada notaba molestias producidas por el aire contaminado por humo de tabaco y el 85% de ellos las calificaban como de intensidad alta o muy alta.

En todo el mundo el tabaco mata cada año a más de cinco millones de personas, una cifra más alta que VHI/Sida, la tuberculosis y la malaria juntos. De continuar esta tendencia actual, el consumo de tabaco podría causar la muerte de 8 millones de personas en 2030 y de hasta mil millones en total del siglo XXI según estimaciones de la OMS. Desde SEPAR se quieren destacar la gravedad de estas previsiones dado el actual repunte del consumo de tabaco en España. Según la Encuesta Europea de Salud de 2009, en su avance de datos del tercer trimestre de 2009, el 31% de la población mayor de 16 años ha fumado a diario u ocasionalmente en el último año, lo que supone un aumento de dos puntos respecto a la encuesta anterior. Y recuerda que el precio del paquete de tabaco en España es el más bajo de la Unión Europea. El precio de la cajetilla más consumida es de 3,00 euros (junio de 2009) muy lejos de los 8,19 euros de Irlanda (la más cara) o los 5,97 del Reino Unido y los 5,36 de Francia.