Tipos de ortodoncia invisible

A prácticamente todo el mundo le gustaría tener una sonrisa de película: blanca, reluciente, con todas las piezas dentales alineadas y sanas. Sin embargo, es algo que no todo el mundo tiene la suerte de poseer. Pero, gracias a los avances de la odontología, tener una sonrisa perfecta está al alcance de todo el mundo. Y es que, a diferencia de lo que muchos puedan pensar, es un tratamiento que ha avanzado mucho durante los últimos años.

En el pasado se trataba de algo muy costoso a nivel económico, que requería de una gran cantidad de meses de tratamiento y que llamaba demasiado la atención al tener que lucir brackets que podían afear la boca de cualquiera. Pero a día de hoy ni es tan costoso ni requiere tanto tiempo de tratamiento. Además, gracias a la ortodoncia invisible podrás corregir la posición

En este artículo de dentaly.org puedes encontrar los principales tipos de ortodoncia invisible, así como su funcionamiento, precios y toda la información que necesites al respecto. Pero para que conozcas más sobre ella, te explicamos sus principales características, en qué consiste su tratamiento y las principales ventajas de su utilización.

¿QUÉ ES LA ORTODONCIA INVISIBLE?

Lo primero que debemos tener claro es que la ortodoncia invisible se trata de una alternativa a la ortodoncia convencional. Es decir, su función es la misma que cualquier otro tratamiento de ortodoncia: corregir la oclusión dental defectuosa y la mordedura deficiente. Sin embargo, lo consigue de una manera completamente distinta y que se caracteriza por ser difícil de detectar a simple vista, de ahí su nombre.

Y es que, el aspecto estético es uno de los principales factores por el que muchas personas deciden que la ortodoncia no es para ellos. Algo que, gracias a la ortodoncia invisible, deja de ser un problema a día de hoy. Además, en la mayoría de los casos los tratamientos se llevan a cabo en unos 18 meses aproximadamente, un tiempo bastante asequible si se quiere lucir una boca bonita el resto de la vida y acabar de raíz y para siempre con la maloclusión dental.

TIPOS DE ORTODONCIA INVISIBLE

Ortodoncia lingual

Uno de los tipos más populares de ortodoncia invisible es la lingual. Se trata de una técnica muy parecida a la utilizada para la ortodoncia tradicional pero con una gran diferencia: los brackets se colocan en la parte interior de los dientes y son bastante más finos. Esto permite que, además de no ser visibles, la higiene dental sea mucho más sencilla y no faña el esmalte dental.

Invisalign

Es una de las técnicas más novedosas ya que, en vez de utilizar los clásicos brackets, funciona a través de férulas transparentes por completo. En el interior de las mismas se colocan accesorios que empujan a las piezas dentales hasta la posición que deberían ocupar y se deben cambiar las férulas cada pocas semanas. Se pueden quitar en cualquier momento aunque lo aconsejable es llevarlas puestas la mayor parte del día, unas 20 horas como mínimo.

Brackets transparentes

Otra opción a tener en cuenta son los brackets de autoligado. Son aparatos que de manera constante y automática se ajustan en la boca, lo que provoca una presión menor en los dientes y permiten que las citas con el ortodoncista sean menos frecuentes. Además, a nivel estético permiten que los brackets sean en otros materiales no metálicos como la cerámica, lo que permite que los brackets sean transparentes no sean visibles.

 

PRINCIPALES VENTAJAS DE LA ORTODONCIA INVISIBLE

Tratamiento estético

Sin lugar a dudas la principal ventaja de la ortodoncia de tipo invisible con respecto a la tradicional tiene que ver con el aspecto estético. No se notan nada, es como si no llevaras aparato. Esto nos permitirá lucir nuestra sonrisa durante todo el tratamiento sin tener que avergonzarnos.

Comodidad

Normalmente la ortodoncia invisible resulta mucho más cómoda que la convencional. Esto se debe a que, al ser férulas de materiales plásticos no ocasionan daños en nuestra boca. Por lo que, a diferencia de lo que sucede con los brackets, no tendremos que preocuparnos de llagas, roces o incómodas heridas.

Fácil adaptación

La adaptación a la ortodoncia invisible es mucho más rápida que la de cualquier otro tipo de tratamiento similar. Esto se debe a que, como hemos dicho antes, resulta mucho más cómoda. Además, este tipo de aparatos están realizados a medida y de forma individualizada para cada paciente.

Mejor higiene

Lavarse los dientes cuando se tienen brackets es una tarea difícil, sobre todo durante las primeras semanas. Sin embargo, con la ortodoncia invisible esto no supondrá un problema. No habrá alambres ni brackets que sean obstáculo para tu cepillo de dientes, lo que te permitirá disponer de la misma higiene dental que tenías antes de iniciar el tratamiento.