Hepatitis C: nuevas vacunas

Qué es la hepatitis C

La hepatitis es una enfermedad que afecta a un órgano vital como el hígado, encargado del procesamiento de nutrientes, de combatir infecciones y de filtrar la sangre. Cuando este se inflama o se daña su funcionamiento se puede ver afectado, pero en la gran mayoría de ocasiones son virus quienes ocasionan la hepatitis.  Hoy día existen tres tipos de hepatitis: la A, la B y la C. La hepatitis C es una infección causada por el virus VHC y generalmente se disemina a través del contacto con sangre infectada o bien por relaciones sexuales e incluso durante un parto, transmitiéndolo la madre al neonato. 

Cuando hablamos de hepatitis lo hacemos de la inflamación que se produce en el hígado, algo que como explicación basal podemos plantear como una lesión o infección en esos tejidos. Dicha inflamación pudiera provocar que los órganos no funcionen de la forma idónea.  Cabe destacar que existe una hepatitis C aguda, que se refiere a los primeros meses desde la infección y que puede variar de una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma a una afección grave que requiere hospitalización.  

También se puede dar el caso que aquellas personas que no logran eliminar el virus de la hepatitis C desarrollan un problema crónico que deriva en problemas de salud graves como una enfermedad hepática, insuficiencia del hígado y hasta cáncer de hígado. 

Causas 

Cabe destacar que toda persona pudiera contraer una hepatitis C. Si bien, las personas más propensas son aquellas que nacieron del vientre de una madre con hepatitis C, o que se encuentran en contacto con sangre o agujas infectadas en el trabajo; que han tenido más de una pareja sexual en los últimos seis meses o tienen antecedentes de una enfermedad transmitida sexualmente; que reciben diálisis renal; que padecen VIH o que se hayan inyectado drogas ilegales, realizado tatuajes o piercings, o que viven o trabajan en una cárcel, que padezcan hemofilia y recibieran factor de coagulación antes de 1987 o bien que se hayan realizado una transfusión de sangre o trasplante de órgano antes de julio de 1992.  

Pero no se alarmen porque a continuación les vamos a explicar cómo se contrae la hepatitis C y cómo no se puede contraer

Cómo se contrae

  • Nacer de una madre con hepatitis C
  • Pincharse de manera accidental con una aguja utilizada en una persona infectada. 
  • Mantener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada. 
  • Tener contacto con la sangre o llagas de una persona infectada. 
  • Compartir agujas u otros materiales para el consumo de drogas con una persona infectada. 
  • Tatuarse o perforarse para colocarse un aro con herramientas no esterilizadas y que fueron empleadas con una persona infectada. 
  • Utilizar la navaja de afeitar, cepillo de dientes o cortaúñas de una persona infectada. 

Cómo no se contrae la Hepatitis C

  • Darse la mano con una persona infectada, abrazarla o sentarse al lado. 
  • Recibir la tos o el estornudo de una persona infectada con hepatitis C. 
  • Compartir cucharas, tenedores u otros utensilios para comer. 
  • Tomar agua o ingerir alimentos, incluida la leche materna de una madre infectada de hepatitis C. 

Síntomas 

Muchas de las personas que padecen hepatitis C no presentan síntoma alguno y por ende desconocen que puedan estar infectadas. La Cruz Roja llega incluso a cifrar en el 90 por ciento el número de pacientes que desconocen padecer por ejemplo una hepatitis crónica. En caso de que existieran síntomas, esta enfermedad pudiera reproducirse como fiebre, fatiga, falta de apetito, dolor muscular, molestia estomacal, vómitos, orina oscura, heces grisáceas, dolor articular y piel y ojos de color amarillo, conocidos como ictericia

Estos síntomas pueden comenzar entre 1 y 3 meses después de haber entrado en contacto con el virus.  

Diagnóstico y tratamiento

A través de un análisis de sangre, su especialista podría saber si una persona padece hepatitis C. También es probable que para su diagnóstico se le solicite una biopsia en el hígado a fin de detectar cualquier daño hepático. Es probable que incluso le solicite la interrupción del empleo de determinados medicamentos antes de la prueba y el ayuno durante 8 horas antes de la prueba. 

Como norma general, la hepatitis C no se trata hasta que se vuelve crónica. Una vez llegados a este punto, el tratamiento se lleva a cabo con medicamentos que enlentecen o detienen el virus que daña al hígado. Su especialista programará análisis de sangre regulares para conocer los resultados del tratamiento.  Se emplean medicamentos en tratamientos que duran entre 24 y 48 semanas. 

Sería posible que, como parte del tratamiento, si la hepatitis C crónica ha generado un grave daño hepático que derive en insuficiencia hepática, se lleve a cabo el correspondiente trasplante de hígado. También, al incrementarse el riesgo de padecer cáncer de hígado, es posible que su médico le sugiera una ecografía cada medio año para descartar situaciones. 

Nuevas vacunas

En lo que respecta al tratamiento de la hepatitis C, cabe destacar que un equipo internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desarrolló dos nuevas vacunas para frenar al virus de la hepatitis C. Se trataría de unas inyecciones basadas en el ADN replicativo que expresa las proteínas más inmunogénicas del virus, siendo las primeras que emplean este método. Así lo explicó el codirector del trabajo y científico del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología, Juan García Arriaza. 

Una práctica que se llevó a cabo en ratones en primer lugar, cuyos organismos demostraron que con la administración primero de una – DREP HCV- y luego de la siguiente – MVA – HCV- se obtienen respuestas inmunológicas frente al virus de la hepatitis C.  Hoy no existen vacunas licenciadas para su empleo en seres humanos pero sí diferentes estudios como aquel que asegura haber logrado con el compuesto que frena la réplica del virus de la hepatitis C

Cabe recordar que la hepatitis C afecta hoy día a más de 71 millones de personas en todo el planeta y llega a ocasionar unas 400.000 muertes al año. 

*NOTA: Este artículo tiene una finalidad informativo- divulgativa. Siempre ha de ser un médico especialista el que determine los procesos de diagnosis, tratamiento y terapias complementarias que estime. Si cree que puede estar enfermo acuda a su centro de salud o a un especialista colegiado, bajo ningún concepto se automedique o tome decisiones relativas a su salud en virtud de lo leído aquí o en cualquier otro sitio web.

FUENTES: 

Journal of Virology

Portal de información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease (EEUU)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)