Nuevas claves para el tratamiento precoz de la esclerosis múltiple

ESCLEROSIS RETEl tratamiento precoz en la esclerosis múltiple es básico porque el tejido cerebral dañado y las capacidades perdidas no se recuperan, según Xavier Montalbán, jefe de neurología-neuroinmunologia del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

 

Montalbán afirma que se están buscando fármacos para regenerar el tejido dañado, "pero que todavía no hay nada que sirva para contrarrestarlo", y ha insistido en "diagnosticar y tratar de inmediato porque recientemente se ha visto que los daños y el valor de la atrofia cerebral sirve como predictor de la discapacidad a largo plazo". La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica degenerativa y crónica del sistema nervioso central que afecta a más de 46.000 personas, y que en España tiene una incidencia de unos cien casos por cada 100.000 habitantes.

En esta enfermedad el sistema inmunológico ataca la mielina, una sustancia que rodea y protege las neuronas, y cuando esto sucede, los impulsos neuronales se transmiten mal provocando síntomas como la pérdida de movimiento, problemas cognitivos, insensibilidad al tacto o pérdida de control de los esfínteres. El doctor Montalbán ha remarcado que ahora se puede medir la atrofia cerebral y ver cómo evoluciona el primer año, y que "una novedad de la que se ha hablando mucho en este encuentro de Barcelona es que esta evolución se relaciona con el estado de capacidad al cabo de unos años".

Este neurólogo, una autoridad internacional en la esclerosis múltiple, ha recordado que el catálogo de fármacos es cada vez mayor y más preciso, y que ya hay un nuevo interferón pegilado para administrar cada dos semanas, o cada mes, que es más eficaz que el interferón actual. También hay nuevos fármaco como el dimetil fumarato, que según los datos de más 2.000 pacientes, da muy buenos resultados en la disminución del numero de brotes, y en la progresión de la enfermedad y las variables de resonancia magnética.

Con los medicamentos actuales se bloquea durante mucho tiempo la entrada de células inmunes en el sistema nervioso central, y al parar la medicación hay una entrada masiva de células que producen un mayor efecto inflamatorio del que cabría esperar.