¿Cómo cuidar los pies esta Semana Santa?

La Semana Santa es la ocasión ideal para salir a disfrutar del recién inaugurado buen tiempo, del sol, las calles de nuestra ciudad, del campo, y por supuesto, de ver procesiones. En definitiva, si tenemos en cuenta el factor común de todas ellas, podemos resumir esta semana en una palabra: Andar. Y como consecuencia, también un tema que no podemos pasar por alto, ¿cómo cuidar los pies de forma adecuada? Desde Clínica Parra Vázquez en Guadix nos dan algunos consejos.

Cuidados y tratamientos en los pies antes de una procesión

Aunque el cuidado de los pies debería ser primordial en cualquier época del año, es precisamente en ésta cuando más sufren. Especialmente si nos centramos en costaleros y otras personas que por penitencia decidan correr los graves riesgos de ir descalzos.

Preparar los pies antes de una procesión o penitencia

Antes de Semana Santa o de los pasos en los que se vaya a participar, es importante realizar una preparación precia adecuada. Sólo de esta forma se podrán evitar o minimizar el riesgo de lesiones, tanto en los pies, como en otras zonas más castigadas como la espalda.

Si antes de hacer una penitencia descalzos, o de estar mucho tiempo de pie, preparamos nuestros pies, las consecuencias podrían disminuir. Por ejemplo, los podólogos recomiendan preparar la planta de los pies con antelación andando descalzos por superficies con arena como la playa. De esta forma, se producirán callosidades en la planta de los pies de forma controlada, y se endurecerán de manera natural para afrontar mejor la Semana Santa.

Revisión previa en el podólogo

En Parra Vázquez, clínica de medicina estética y podología en Guádix, nos recomiendan empezar la Semana Santa haciéndonos una revisión en los pies.

Por ejemplo, a través del estudio de la pisada pueden detectarse posibles problemas al andar o en el aparato locomotor, ponerle solución, y saber qué tipo de calzado nos conviene más según la forma que tengamos de andar, o de nuestros pies.

Otros consejos que nos dan es no estrenar calzado para participar en una procesión. Siempre es mejor llevar unos zapatos o zapatillas que hayamos usado con anterioridad, que sepamos que no nos hacen daño y que se amoldan bien a nuestros pies para soportar tantas horas de pie.

El mejor calzado será aquel con suela flexible, gruesa y antideslizante; que esté sujeto al empeine, con contrafuerte, puntera cuadrada y alta.

Los calcetines también son importantes, preferiblemente que sean de fibras naturales como el algodón, la lana o el lino.

Por último, nos recomiendan mantener la piel de esta zona siempre bien hidratada, cortar las uñas lo más rectas posibles para evitar que se claven en la piel, y secar con determinación los pies tras el baño.

Tips para cuidar los pies durante y después de una procesión de Semana Santa

Llegado el momento decisivo de acudir a una procesión, o participar en ella, toca poner algunos consejos en prácticas para evitar lesiones graves y dolor en los pies.

Cambiar el punto de apoyo con regularidad

Para evitar el cansancio en los pies durante una larga procesión, desde Parra Vázquez nos recomiendan no estar mucho tiempo parado. Y en todas esas veces que no nos quede más remedio, será adecuado alternar el punto de apoyo con regularidad. De esta forma no cargaremos todo nuestro peso siempre sobre la misma pierna ni el mismo pie.

Además, para evitar el dolor y fomentar una correcta circulación, pueden aprovecharse estas paradas para realizar movimientos giratorios con cada pie.

¿Cómo cuidar los pies tras una procesión?

Según los especialistas de los pies, las lesiones más comunes tras realizar una penitencia o participar en una procesión son los dolores en el antepié y el talón (metatarsalgia y talalgia). También son comunes las ampollas y los roces.

Para aliviar estos síntomas, pueden hacerse baños de contraste, combinando agua fría con agua caliente. También ayuda colocar los pies en alto y masajearlos desde los dedos hacia el talón.

En el caso de observar alguna lesión, o sufrir de uña encarnada, será necesario acudir al podólogo para tratarlos antes de que vayan a más.