La leche baja en grasa, arma contra la osteoartritis en mujeres

Las mujeres que frecuentemente consumen leche sin grasa o baja en grasa pueden retrasar la progresión de la osteoartritis (OA) de rodilla mientras que las que ingieren queso registran un aumento en la progresión de la artrosis de rodilla, según los resultados de un estudio, publicados en 'Arthritis Care & Research'. El yogur no afectó al avance de la patologíai en hombres ni en mujeres.

 

La osteoartritis es una enfermedad degenerativa común que provoca dolor e inflamación en las articulaciones de las manos, las caderas o la rodilla. Según los Centros estadounidenses para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), afecta a casi 27 millones de estadounidenses de 25 años o más, siendo más frecuente y grave en las mujeres. Mientras que la evidencia médica apunta a la obesidad, la lesión de la articulación y el uso repetitivo de algunos deportes como factores de riesgo para la OA de rodilla, los riesgos asociados con la progresión de la osteoartritis no están claros. "El consumo de leche juega un papel importante en la salud ósea", explica el autor principal, Bing Lu, del Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, en Massachusetts, Estados Unidos. "Nuestro estudio es el más grande que investiga los efectos de la ingesta de lácteos en la progresión de la OA de rodilla", subraya.

Para esta investigación, se analizó a 2.148 participantes (3.064 rodillas) con osteoartrosis de rodilla, de los cuales 888 eran hombres y 1.260, mujeres. Al inicio del estudio, se recabó información de la dieta y se midió la anchura del espacio articular mediante rayos X para evaluar la progresión de la OA, con un seguimiento de los participantes a los 12, 24, 36 y 48 meses.

A medida que el consumo de leche aumentó de cero a menos de 3, entre 4 y 6, y más de 7 vasos por semana, la anchura del espacio articular en las mujeres también se redujo en 0,38 mm, 0,29 mm, 0,29 mm y 0,26 mm, respectivamente. Estos resultados persistieron incluso después de ajustarlos por la gravedad de la enfermedad, el índice de masa corporal (IMC) y factores dietéticos. No se encontró asociación entre el consumo de leche y la disminución de la anchura del espacio articular en los hombres. "Nuestros resultados indican que las mujeres que beben leche con frecuencia pueden reducir la progresión de la OA", concluye el doctor Lu, quien señala también que se necesitan más estudios sobre la ingesta de leche y el retraso en la progresión de la OA.