Beneficios de estirar al levantarse

Cuando dormimos nuestro sistema músculo esquelético se relaja y perdemos parte del tono (tensión en reposo) con el que normalmente contamos cuando estamos despiertos.  Estirar al levantarnos de la cama  supone una estupenda manera de  recuperar rápidamente esta fuerza, disminuyendo además la rigidez producida durante la noche. Los estiramientos ayudan al cuerpo a funcionar debidamente, nos sentimos con más energía durante la mañana, y desprendidos  del estrés acumulado del día anterior. Además cuando se duerme, la circulación se ralentiza, por lo que esta acción de extensión de nuestro cuerpo, ayuda a reactivar el flujo sanguíneo  y prepara al cuerpo para el nuevo día. 

En otro orden de cosas, estudios científicos demuestran que el estiramiento regular y  practicado diariamente (con independencia del momento del día en el que se realice) beneficia a la unión del músculo y el tendón, conformando entonces un sistema muscular fuerte y protegido  de lesiones, asegurando  un mejor rendimiento diario. 

La mejor manera de realizarlos según expertos es ya desde la cama, con ligeros estiramientos que nos ayudan a tomar conciencia del entorno, comenzando por los dedos de los pies, moviéndolos suavemente hacia arriba y hacia abajo e igualmente con las manos. Posteriormente, es preferible continuarlos después de la ducha o incluso durante la misma, porque los músculos deben haber alcanzado cierto nivel de irrigación sanguínea. Entonces iremos suavemente estirando los diferentes grupos musculares, prestando atención a nuestra espalda y zona lumbar,  sin forzarlas.

Convertir esta sencilla rutina de estiramiento en una práctica habitual tras una noche en un equipo de descanso que reúna las condiciones de confort firmeza y temperatura, como las que proporciona el colchón Lo Monaco, puede hacer que nuestros músculos y articulaciones lo agradezcan mejorando nuestra calidad de vida.