Salud IDEAL - estudio

  • ¿Ha cambiado la tecnología nuestra manera de dormir?

    Desde que la tecnología irrumpió en nuestras vidas hemos adoptado nuevos hábitos cotidianos, por ejemplo ¿quién no ha tenido la tentación echar un vistazo a Twitter desde la cama o mandar esos WhatsApps que tenía pendientes? “Irse a la cama” e “irse a dormir” han dejado de ser términos sinónimos.

  • ¿Problemas de sueño? Vete de acampada

    Cuando estamos de vacaciones es frecuente relajarse con los horarios de sueño y con las rutinas. Parece ser que los noctámbulos, según algunos estudios, son especialmente vulnerables a caer en la “asincronía” típica del verano. El problema viene cuando tenemos que retomar las rutinas, con el reloj biológico cambiado, que hace que sintamos que nunca volveremos a dormir como lo estábamos haciendo. 

  • Dormir bien facilita la adquisición del lenguaje

    Para los bebés cada pequeño instante es una nueva y gran experiencia, el cerebro infantil tiene que organizar la inundación de estímulos: almacenar nueva información en su memoria a largo plazo, agregar experiencias similares y categorizarlas. En una reciente investigación, se ha descubierto que los bebés pueden asociar información mucho antes de lo supuesto. Mientras un niño pequeño duerme, su cerebro experimenta asombrosas transformaciones. Después de una siesta, se descubrió que los bebés podían diferenciar entre la palabra correcta o incorrecta con la que se denominaba un nuevo objeto.

    Científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas (Leipzig) observaron que los bebés logran asociar un significado a una palabra entre los seis y los ocho meses de edad; las llamadas protopalabras que combinan estímulos visuales y acústicos, se convierten en palabras reales, conectadas al contenido. Esta capacidad, que parecía reservada a los adultos, se observa también en bebés.

  • El uso excesivo de las redes sociales puede alterar nuestro sueño

    Un estudio reciente de la University of Pittsburgh School of Mediciney los Institutos Nacionales de Salud en EE.UU ha demostrado que existe una correlación entre el uso de las redes sociales y los trastornos del sueño entre los jóvenes adultos.

  • La falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar diabetes a corto plazo

    En las personas que diariamente arrastran falta de sueño, se aumenta hasta en un 16% el riesgo de desarrollar diabetes. Sin embargo, basta con tan solo dos noches de recuperación de este sueño perdido para que dicho riesgo vuelva a sus niveles normales. Al menos esto es lo que ha determinado un estudio reciente llevado a cabo por científicos de la Universidad de Chicago (EE.UU), que advierten que la falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar diabetes al mismo nivel que la obesidad. Además, este incremento se puede aplicar a toda la población y es independiente de otros factores de riesgo como son, por ejemplo, una dieta desequilibrada, la poca actividad física, una edad avanzada, etcétera.

  • Las madres duermen menos que los padres

    ¿Eres madre y tienes la sensación de que te faltan horas de sueño? Puede ser una impresión compartida por todas las madres: cuando se trata de dormir, las mamás sacrifican horas de sueño y sobre todo si hablamos de padres primerizos. Pero más allá de ser una simple corazonada, ahora la ciencia respalda esta creencia.

  • Pies entumecidos en corredores: causas y soluciones

    El entumecimiento de los pies al correr, es una de las sensaciones más desagradables que puede experimentar todo corredor, ciclista, futbolista… Se manifiesta generalmente asociada a un adormecimiento de los dedos, un cosquilleo. Si su aparición es frecuente, deberíamos acudir a un médico para averiguar qué nos la causa y poner remedio.