Las intervenciones de cirugía plástica bajan un 26%

cirujiafacialLa crisis ha parado el goteo de clientes que acudían a las clínicas de cirugía plástica para intentar ralentizar el paso del tiempo. Las intervenciones quirúrgicas de esta especialidad cayeron durante 2009 un 26% y se situaron en unas 105.000 operaciones, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre).

Este descenso se debe a la situación económica y a los bancos, que han endurecido las condiciones para solicitar un crédito personal debido a la incertidumbre financiera.

«Cuando las cosas vayan mejor, la gente gastará más dinero», indicó el doctor Antonio Porcuna, que recalcó que el 96% de las clínicas privadas españolas han perdido pacientes en 2009. Este descenso también viene motivado por un mayor uso de productos similares al bótox o los rellenos faciales, mucho más baratos que una visita al quirófano. «Lo hacen hasta que se puedan pagar una intervención», apuntó. En Estados Unidos, por ejemplo, el uso de la toxina botulínica se ha multiplicado por seis en la última década.

Por primera vez, el sector ha cuantificado la incidencia de la cirugía plástica y las características de los usuarios. También ha roto algún mito, como el que los españoles ocupan los puestos de honor en el embellecimiento médico. España está en el puesto decimoquinto, muy lejos de Estados Unidos, Brasil, China, India, México, Corea del Sur o Argentina. «La cirugía plástica está en alza en los países emergentes, donde hay más dinero», comentó el doctor Francisco Menéndez-Graiño, vicepresidente del Capítulo de Estética de la Secpre. También se ha visto este aumento en países del Golfo Pérsico como Irán.

A nivel europeo, las operaciones plásticas están por detrás de Alemania, Italia y Francia. «Los españoles valoran en gran medida su imagen, pero con lógica. Además, hay que tener en cuenta que hasta ahora se habían incluido procedimientos estéticos no quirúrgicos a la hora de dar cifras», apuntó el doctor Porcuna.

En cuanto a las zonas operadas, la cara es la más demandada (41,6%), seguida de la cirugía de mama (28,8%), la liposucción (19,1%) y la cirugía corporal (19,7%), donde se incluyen operaciones como las abdominoplastias (quitar la grasa y estirar la piel), cirugía postbariátrica (en todo el cuerpo) o aumento de glúteos . La victoria de la cara se debe a que incluyen diferentes especialidades en nariz, orejas, párpados o 'liftings'. Sin embargo, ninguna de estas operaciones es la más reclamada por los pacientes. «Siempre hay dos operaciones estrella que se pelean por ser la primera: las liposucciones y el aumento de mamas», confesó el doctor Menéndez-Graiño.

Durante el año pasado, se realizaron en las clínicas privadas españolas 20.069 liposucciones, 18.516 aumentos de mamas, 7.262 cirugías en los párpados, 5.701 rinoplastias, 4.352 abdominoplastias, 3.975 reducciones de mamas, 3.672 cirugías en las orejas y 3.524 mastopexias o elevaciones de mamas. Estas operaciones dejaron 106 millones en los hospitales, sin contar con los honorarios profesionales. «Hay cinco veces más de aumentos que de reducciones», apuntó el responsable de Secpre. Esta clasificación es muy similar a la que ofrece la organización mundial de cirujanos plásticos (ISAPS, en inglés).

También ellos

Las intervenciones de esta especialidad tienen un claro color femenino. Nueve de cada diez pacientes es una mujer y sólo un hombre de cada diez opta por pasar por el quirófano. Tanto ellos como ellas tienen claro su primera opción para operarse: la cara.

El 57,2% de los hombres y el 55,3% decidieron hacerse un retoque facial. La segunda operación más demandada por ellos es la liposucción (25,9%), mientras que las femeninas optan por la cirugía de mama (31,1%).

Por edades, cuatro de cada diez intervenciones se realizaron en personas entre los 30 y los 44 años, tres tenían más de 45 años y algo más de dos personas no alcanzaban 30 años. «Estas diferencias se deben a los ingresos», apuntó el doctor Menéndez-Graiño. En cuanto al tipo de intervenciones, cuanto más mayor es el paciente, la operación más demandada es cualquiera relacionada con la cara.

En cambio, las menores de 29 años optan por hacerse un aumento de pecho, que se va a convertir en el futuro del sector. El 48% de los responsables de las clínicas y hospitales privados que participaron en el estudio consideró que las intervenciones de cirugía de la mama serán las que tengan una mayor proyección en el futuro. En cambio, las de cirugía facial y la liposucción tenderán a mantenerse estables en el futuro.

En cuanto a los costes, los responsables de los cirujanos plásticos no se atrevieron a dar ninguna cifra debido a las grandes diferencias que existen entre las comunidades autónomas. «Una rinoplastia puede variar entre los tres mil y los siete mil euro.

No solo se dan distintos precios según las clínicas, sino que dentro de cada tipo de cirugía, el coste difiere según el tipo de intervención al no necesitar todas los mismos servicios hospitalarios», comentó el doctor Menéndez-Graiño. Entre las intervenciones de cirugía facial, los 'lifting' y la cirugía de nariz son los que tienen un presupuesto más elevado; mientras que en los rellenos faciales, dermoabrasión, los 'peeling' (rejuvenecimiento de la piel) y 'resurfacing' (eliminación de las arrugas mediante vapor) tienen los precios más asequibles