Descubren un nuevo alérgeno en la piel del tomate

TOMATE_RET

Un equipo de investigadores españoles han descubierto un alérgeno, hasta ahora desconocido, en la piel del tomate. Los alergenos son sustancias que pueden generar reacciones alérgicas o de hipersensibilidad.

El objetivo del estudio, publicado en Food Chemistry, era identificar nuevos alérgenos del tomate a través de técnicas de biología molecular, lo que ha permitido encontrar el alérgeno denominado 'ARP60S' relacionado con la sensibilización alérgica. Para el estudio se ha rastreado una "biblioteca de ADN" de piel de tomate usando suero de pacientes alérgicos al tomate.

Así, se ha identificado un clon que se corresponde a un proteína ribosomal ácida (ARP60S), que se ha comparado con otros alérgenos descritos, lo que ha permitido comprobar que se trata de un alérgeno del tomate no identificado previamente, muy similar a alérgenos de almendra y de hongos, y con capacidad de producir alergia. Investigaciones anteriores de este mismo grupo estiman que la prevalencia de sensibilización al tomate en la costa mediterránea de España es de aproximadamente un 6,5 por ciento entre pacientes alérgicos, mientras que en el mundo, la valoración de alergia a dicho alimento se sitúa en aproximadamente un 0,3 por ciento.

El jefe de sección de Alergología del Hospital Marina Baixa, Carlos Hernando de Larramendi, ha manifestado que, como en otros tipos de alergia, existe una gran diferencia entre "estar sensibilizado" a un alimento y "ser alérgico". Este tipo de reacción se produce cuando una persona "sensibilizada" a un determinado alimento, es decir, con anticuerpos de un tipo especial, conocidos como inmunoglobulina E contra ese alimento, tiene una respuesta anormal y exagerada ante la ingesta de ese alimento.

Síntomas

No obstante, los síntomas también pueden desencadenarse por el contacto o la inhalación de estos alérgenos. En España, la alergia a los alimentos es una enfermedad que afecta a un ocho por ciento de la población infantil y a un dos por ciento de la población adulta.

Los primeros síntomas de la alergia a un determinado alimento suelen aparecer antes de una hora de haber mantenido un contacto con el alimento responsable, aunque ocasionalmente pueden producirse reacciones alérgicas más tardías. Los síntomas pueden ser diversos y muy variables, desde un leve picor alrededor de la boca, hasta cuadros graves (anafilaxia) que precisan atención hospitalaria, pudiendo existir, en algunos casos, riesgo de muerte.

En este sentido, los síntomas más frecuentes son los cutáneos (prurito, enrojecimiento, habones, urticaria), pero las reacciones son más graves si se acompañan de otro tipo de síntomas (gastrointestinales como vómitos o diarrea, respiratorios como ahogo, o cardiovasculares como hipotensión y mareo).