Salud IDEAL - lomonaco

  • ¿Existe la mejor postura para dormir?

    Antes de hablar de cuál es la mejor postura para dormir, lo ideal es señalar que debemos centrar nuestros esfuerzos en encontrar un colchón que nos permita siempre descansar en la posición correcta: la columna vertebral debe siempre conservar sus curvas naturales, por lo que nuestro colchón debe adaptarse a ellas, sin dejar a un lado el ejercer de soporte.

    Por otro lado, mientras estamos dormidos, adoptamos diferentes posturas involuntariamente y nos movemos ¡hasta 5 veces cada hora!, por lo que no es posible dormir toda la noche del lado izquierdo o del derecho.

  • ¿Ha cambiado la tecnología nuestra manera de dormir?

    Desde que la tecnología irrumpió en nuestras vidas hemos adoptado nuevos hábitos cotidianos, por ejemplo ¿quién no ha tenido la tentación echar un vistazo a Twitter desde la cama o mandar esos WhatsApps que tenía pendientes? “Irse a la cama” e “irse a dormir” han dejado de ser términos sinónimos.

  • ¿Hablas en sueños? Te explicamos por qué

    La somniloquia (que significa “hablar en sueños”), consiste un episodio mientras dormimos, en el que se pronuncian palabras inconexas, gritos, risas y en general frases desestructuradas, donde realmente no se tiene ninguna intención comunicativa. Se trata de una conducta anormal asociada al sueño, dentro de las llamadas parasomnias.

  • ¿Has dormido la siesta hasta tarde? Cómo hacer para dormir por la noche

    Lasiesta es una costumbre compartida por países tan dispares como son Japón, España o Sudáfrica, y aunque se suele practicar en horarios algo diferentes, el momento es la segunda mitad del día y en la mayoría de las ocasiones coincide que sucede tras ingerir alimento (almuerzo). Así que, más que un hábito,dormir la siesta responde a una necesidad biológica, un receso que los organismos necesitan hacer a una determinada hora del día, cuando ocurre una bajada de energía acompañada de una sensación de somnolencia.

    ¿Estamos diciendo entonces que como estamos programados biológicamente para la siesta, es necesario dormirla? ¿Cuánto tiempo y dónde? ¿Existe la siesta perfecta?

  • ¿Llegas tarde siempre? Forma parte de tu personalidad

    ¿Eres un “llegatardista” nato? Si se trata de levantarse temprano, apagas el despertador hasta que finalmente llegas tarde siempre, y ni que decir tiene lo impuntual que eres en tus citas, y no, no te exime ese whatsapp de “llegaré 5 minutos tarde”.

    A pesar de lo que el resto del mundo opina (la impuntualidad es reflejo de desidia o pereza), los impuntuales sufren con su condición. A sabiendas de la mala imagen que ofrece de uno mismo la tardanza constante, intentan cambiar casi siempre sin éxito. ¿El llegar tarde es algo genético? ¿La impuntualidad es una especie de rasgo difícil de cambiar?

  • ¿Por qué estamos tan cansados al volver de vacaciones?

    Seguro que no eres el primero que vuelves de las vacaciones, y lejos de haber recargado la pilas, vienes más cansado de lo que te fuiste. Durante las vacaciones, tenemos la agenda saturada, a pesar de haberla llenado con buenos propósitos para descansar mejor.

  • ¿Por qué la temperatura es tan importante para dormir bien?

    Cuando pasamos, casi sin darnos cuenta, de las noches tórridas del verano a madrugadas con temperaturas más suaves, propias del otoño que ya tenemos casi encima (este 2017 empieza el 22 de septiembre), es inevitable que más de una noche nos despertemos pasando frío.

    En verano nos conformamos casi con una simple sábana bajera para dormir, porque cualquier ropa de cama de más nos estorba. Sin embargo, llegados a esta época, notamos que nuestra cama no está equipada como debiera, y, o bien pasas frío, o bien, si te has aventurado a colocar alguna colcha o cobertor fino, puedes notar el efecto contrario y puedes estar durante toda la noche tapándote y destapándote.

  • ¿Por qué nos cuesta quedarnos dormidos el domingo y tenemos más sueño el lunes?

    Odiamos el domingo por la noche y tanto o más el lunes por la mañana. Una escena en la que te reconocerás, es dando vueltas en la cama sin pegar ojo hasta bien entrada la madrugada, para comenzar el lunes apagando el despertador una y otra vez. Y sinceramente, estarás de acuerdo en que no es la mejor forma de empezar la semana.

  • ¿Problemas de sueño? Vete de acampada

    Cuando estamos de vacaciones es frecuente relajarse con los horarios de sueño y con las rutinas. Parece ser que los noctámbulos, según algunos estudios, son especialmente vulnerables a caer en la “asincronía” típica del verano. El problema viene cuando tenemos que retomar las rutinas, con el reloj biológico cambiado, que hace que sintamos que nunca volveremos a dormir como lo estábamos haciendo. 

  • ¿Qué son los microsueños y cómo prevenirlos?

    ¿Qué es un microsueño? Se trata de un episodio breve de sueño involuntario, que a menudo ocurre sin que la persona sea consciente de que está sucediendo. ¿Cómo sé si he tenido un microsueño? ¿Puede cualquiera experimentar un microsueño? Aunque puede ser posible, es común entre personas que no descansan lo suficiente o tienen un trastorno del sueño. Es importante señalar que un episodio de microsueño no es sinónimo de “siesta” ni de “descanso reparador”.

  • ¿Sabes dónde se fabrican los sueños?

    El recuerdo de lo que acontece mientras dormimos varía sustancialmente de una persona a otra. Una buena parte de la población no suele recordar lo que sueña cada noche, a otros la experiencia onírica les deja una sensación que hace que se reconozca que fue una pesadilla, pero, ¿sobre qué trataba? Sin embargo otras personas, son capaces de contar con pelos y señales cada detalle de sus sueños.

    Esta variabilidad entre personas nos hace plantearnos ¿existen los sueños realmente? ¿Están solo en nuestra imaginación? Una investigación realizada entre científicos estadounidenses, suizos e italianos, ypublicada en Nature, ha demostrado que existe una zona concreta en el cerebro donde realmente se fabrican los sueños.

  • ¿Sabes por qué tienes sacudidas mientras duermes? Nosotros tampoco

    Has tenido un día muy duro y lo único que llevas pensando desde que llegaste a casa es ir a la cama. ¿Has sufrido alguna vez un espasmo justo cuando te estabas quedando dormido? Si tu respuesta es sí, entras a formar parte del 70% de la población que los sufre habitualmente.

  • Babear al dormir, señal de un descanso reparador

    ¿Eres de los que babeas mientras estás profundamente dormido? ¡Enhorabuena! La ciencia dice que eso demuestra que estamos descansando bien. La explicación a grandes rasgos es que existen fases del sueño en las que la desconexión es absoluta, y la relajación muscular es completa. El tono muscular se relaja, entonces la saliva (de la que producimos aproximadamente un litro al día) se acumula en la cavidad bucal y se termina derramando.

  • Cómo dormir bien cuando hace calor

    Seguramente estas noches pasadas has tenido problemas para conciliar el sueño, ya que han sido inusualmente calurosas, y esto solo es el preludio del verano que está a la vuelta de la esquina. Dormir bien cuando hace calor es prácticamente imposible, de hecho es el factor más señalado como el causante del insomnio.

    Según el Doctor Guillén-Riquelme del Laboratorio del Sueño de la Cátedra UGR-LoMonaco, lasaltas temperaturas durante la noche alteran los ritmos circadianos del organismo y aumentan la vigilancia durante el sueño, lo que hace que nuestro descanso sea superficial y fragmentado. Tomando como queja frecuente la incapacidad de dormir debido a la temperatura, algunos estudiosse han centrado en demostrar como optimizando la temperatura de la piel (que está controlada por factores externos), mejora la calidad del sueño.  

  • Conseguir dormir cuando tenemos problemas

    Cuando tenemos problemas, y en contra de lo que dice el refrán, lo mejor no es “consultarlo con la almohada”, ya que todos sabemos que lograr dormir cuando tenemos preocupaciones que nos rondan en la cabeza, es difícil. Por la noche, con todo en silencio y en la cama, nos encontramos con nosotros mismos e inconscientemente hacemos un pequeño balance del día, entonces tendemos a rumiar ideas ¿es qué vamos a solucionar algo a estas horas?

  • Cuál es el mejor colchón para personas mayores

    Dormir bien es importante en cualquier etapa de la vida, sin embargo muy a nuestro pesar, a medida que vamos cumpliendo años y entramos en la tercera edad, el descanso se va deteriorando. El sueño, como función fisiológica, responde a un patrón determinado, que empieza su declive en la senectud. En este período, el sueño varía con respecto a la etapa anterior y disminuye en número de horas, además, las características de las fases también son diferentes.

    Los ancianos suelen ir a la cama temprano, sin embargo el tiempo entre que se acuestan y realmente se quedan dormidos, es mayor que el que tardaría un adulto joven. Las fases se acortan, el sueño es fragmentado, lo que hace que no se produzca ese descanso reparador, tan necesario para el desempeño cotidiano.

  • Cuando dormir (más) no es la mejor solución para el cansancio

    Cuando te sientes agotado, el primer consejo es siempre dormir más. Tiene sentido ¿verdad? Y más aún si nos enfrentamos a largas horas de trabajo dentro y fuera de casa. Aun así, algunos de nosotros pasamos nuestros días cansados y amodorrados, incluso después de dormir las 7 u 8 horas recomendadas de sueño cada noche. ¿Qué nos está pasando?

  • Cuando tomar más café no te quita el sueño

    ¿Eres de los que piensa que sin un café recién levantado no eres nada? Normal,  una sensación inmediata de bienestar tras el primer sorbo de café nos invade, ¡ahora sí que estamos listos para empezar el día! Sus efectos fisiológicos se hacen de rogar un poco más, y aunque el lapso es variable (depende de cada persona), normalmente a los 45 minutos se alcanza la máxima concentración en sangre.

    Sus supuestos beneficios se dejan notar en nuestro cuerpo durante un largo período de tiempo (concretamente de 2 a 5 horas) ¿Qué ocurre cuando pasa dicho efecto? ¿Necesitas más “gasolina” para la máquina?

    ¿Qué significa la tolerancia a la cafeína?

    Hay personas que no tienen suficiente con una taza de café por la mañana. De hecho, los cafeteros confiesan que ya no se conforman con el café de después de comer y el de media mañana: siempre necesitan más, y lo que es peor, parece que la cafeína ya no hace el mismo efecto.

    Ciertos componentes son susceptibles de provocar tolerancia y dependencia, así como síndrome de abstinencia y es bien sabido que la cafeína es uno de ellos, aunque sin alcanzar los niveles de otras sustancias.

    Hablaríamos detolerancia cuando después consumir la misma dosis de una sustancia tras un período de tiempo, esta no hace el mismo efecto que al principio y además, para seguir obteniendo resultados, necesitamos elevar la dosis de consumo.

    Efectos que produce la cafeína

    La cafeína es una xantina, que podemos encontrar de manera natural en el té, el café, el mate y el guaraná. Su consumo inhibe los receptores de adenosina, implicada según algunos estudios, en el control de los ciclos sueño-vigilia. Además, como estimulante que es, nos hace sentirnos atentos, ágiles y notamos que discurrimos mejor.

    ¿La cafeína es buena o mala? Los excesos nunca son buenos, y con la cafeína y el café no iba a ser diferente, los efectos de la cafeína y el café son de diversos tipos y la cafeína tiene sus contraindicaciones: cuidado con superar determinadas dosis de café diarias (según los expertos entre 100 y 300 mg de cafeína es un consumo moderado, por encima de 500 mg, fatal), porque nuestro sueño puede verse seriamente afectado, además de sentirnos especialmente nerviosos y excitados.

    Consumir más café no es la solución

    Quizás estés atajando el problema por donde no corresponde. ¿Tienes mucho sueño cuándo te levantas? Revisa si estas robando horas a tu descanso nocturno y, si es así,beber más café no es la solución a tu estado permanente de modorra.

    ¿Y si no estás durmiendo tan bien como debieras? Lo ideal es revisar nuestros hábitos y si estamos llevando una adecuada higiene del sueño:

    -Rutinas: intenta ir siempre a la misma hora a dormir, y levantarte a la misma hora.

    -Controlar el ambiente de descanso: una temperatura e iluminación adecuadas, son fundamentales,  además cuida que tu dormitorio sea un lugar solo para dormir.

    -Equipo de descanso: revisa el estado de tu cama (colchón, base y almohada). Asegúrate de que te está aportando un descanso de calidad.

    -No realizar actividad física dos horas antes de ir a la cama.

    -Acostarse inmediatamentedespués de cenar: es un factor que influye en la calidad de sueño, empeorándola.  

  • Despertarse de mal humor tiene una explicación científica

    ¿Eres de los que te despiertas con pocas ganas? Seguro que tu respuesta es sí y no es raro… ¡se está tan a gusto en la cama! Levantarnos es un duro trabajo que realizamos cada día. Por eso genera un sentimiento de malestar y mal humor pasajeros, que suelen durar varios minutos hasta que conectamos con el mundo que nos rodea. Sin embargo hay personas, a los que les cuesta mucho más recobrarse, el lapso de tiempo se prolonga y pueden pasar horas con esta sensación.

    La inercia del sueño: su intensidad depende de la fase del sueño al despertar

    La explicación parece estar en un fenómeno denominado “inercia del sueño”, un estado de confusión que sufrimos la mayoría de la población cuando nos despertamos, y que en condiciones normales dura aproximadamente una hora. Aunque no se ha aclarado totalmente porque se produce esta circunstancia particular, algunos estudios apuntan a una sustancia que trabaja como reguladora del ciclo sueño-vigilia en el cerebro: la adenosina.

    Por eso un café, ya que la cafeína bloquea los receptores de adenosina en el cerebro, puede ayudarnos bastante a la hora de recuperarnos tras un período de sueño.

    No se trata de cantidad sino de calidad

    La privación del sueño , como la experimentada por el trabajo por turnos, el jet lag, trastornos del sueño o la dada por el envejecimiento conduce al deterioro de muchos aspectos de la salud. Un sueño óptimo requiere de cantidad y sobre todo calidad, de nada sirve dormir mucho cuando todas las fases del sueño, no se han sucedido de manera natural, sobre todo la fase de ondas lentas (cuando tiene lugar el sueño reparador).

    Para investigar cómo funciona el cerebro durante la pérdida de sueño, en un estudio dirigido por el Doctor Vicenzo Muto de la Universidad de Lieja, sobre ritmos circadianos y privación de sueño quedó patente como la cognición se deteriora rápidamente y de forma sustancial cuando nos quedamos despiertos toda la noche

    No dormir bien tiene además otros efectos en nuestro cerebro.

    Y uno de ellos está directamente relacionado con la negatividad: cuando no dormimos bien, nos centramos en los aspectos negativos de las situaciones y manejamos peor el sentido del humor. Un cerebro descansado facilita el flujo de información, lo que hace que interpretemos la realidad desde un prisma diferente.

    ¿Eres búho o alondra?

    Existen personas que prefieren quedarse dormidos hasta altas horas de la madrugada sin que ello les afecte demasiado y, por el contrario, otras disfrutan madrugando ¿en qué grupo estás tú? Explora tus preferencias y esto te dará la clave para planificar tu día a día, quizás de este modo el mal humor matutino te durará menos.

    Y si irremediablemente no puedes evitar que el mal humor te acompañe durante toda la mañana, puedes consolarte pensando que puedes disfrutar de todo el fin de semana para dormir.

  • Dormir bien facilita la adquisición del lenguaje

    Para los bebés cada pequeño instante es una nueva y gran experiencia, el cerebro infantil tiene que organizar la inundación de estímulos: almacenar nueva información en su memoria a largo plazo, agregar experiencias similares y categorizarlas. En una reciente investigación, se ha descubierto que los bebés pueden asociar información mucho antes de lo supuesto. Mientras un niño pequeño duerme, su cerebro experimenta asombrosas transformaciones. Después de una siesta, se descubrió que los bebés podían diferenciar entre la palabra correcta o incorrecta con la que se denominaba un nuevo objeto.

    Científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas (Leipzig) observaron que los bebés logran asociar un significado a una palabra entre los seis y los ocho meses de edad; las llamadas protopalabras que combinan estímulos visuales y acústicos, se convierten en palabras reales, conectadas al contenido. Esta capacidad, que parecía reservada a los adultos, se observa también en bebés.