“La psicología de la felicidad”

meditarweb

meditarwebLa búsqueda de la felicidad es tan antigua como el propio ser humano. Es algo natural buscar sentirnos bien, dejar de lado el malestar. Sin embargo en dicha cruzada nos perdemos y nos frustramos, porque tomamos el camino equivocado o ni siquiera sabemos lo que buscamos. La meditación nos proporciona una guía, una herramienta capaz de hacernos mirar dentro de nosotros mismos, donde se hallan las verdaderas cosas que nos hacen felices. El sufrimiento no viene del exterior, lo crea nuestra mente. La meditación es una manera de hacer que la mente se desconecte por unos momentos de su habitual manera de reacción frente al mundo exterior, y en lugar de ello, se activen los sentimientos de bienestar, tranquilidad, ánimo, alegría y muchas otras emociones positivas, que nos ayudarán a ser más felices.

 

La importancia de la atención
El psicólogo norteamericano William James decía en su libro “Principios de psicología”, que “no existe educación superior que aquella que pueda adiestrar la atención”. Se trata de una teoría de plena actualidad confirmada por las últimas investigaciones y que eleva al máximo rango educativo la atención.
La meditación es un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración. Su práctica aporta unos beneficios extraordinarios y valiosos tanto para la salud física como emocional. Los últimos estudios revelan que puede ser una herramienta fundamental en nuestra vida diaria aunque surjan obstáculos para su práctica en la cotidianeidad.
Meditar ahora para un beneficio futuro
En primer lugar, es importante diferenciar entre meditar y sentirnos bien en el momento que se medita. Mientras lo hacemos podemos estar completamente absorbidos por numerosos pensamientos y resultar incluso una experiencia tormentosa porque pensábamos que por el contrario sería fácil y maravilloso lograr la concentración. Pero esta meditación es tan válida como la de cualquier otro día que nos sintamos más relajados y logremos más paz y serenidad. La insatisfacción no significa que no hayamos meditado.
Lo importante es que cada vez que nos sintamos distraídos, volvamos a intentar concentrarnos en la respiración. De esta forma, poco a poco, obtendremos las ventajas de la meditación. Es importante no desmotivarnos, porque meditar es desarrollar una habilidad. Es un aprendizaje que con esfuerzo y práctica se consigue. Meditamos aquí y ahora para un beneficio en el futuro.
Interrumpe la felicidad el deseo de un beneficio a corto plazo. Normalmente las cosas que dan felicidad son el resultado de la confluencia de otras muchas. La capacidad de posponer la gratificación es de enorme beneficio. Se trata de una actitud interna, ser capaz de autorregularnos y disfrutar un poco más adelante. Para ello un buen entrenamiento es la meditación.
Hay que conseguir esa habilidad, superar las dificultades del aprendizaje y más tarde seremos partícipes de sus ventajas. Se trata de un punto de inflexión en el que conseguimos poder esperar un poco tiempo más para que los beneficios vengan de forma distinta a como vendrían en un primer momento, en la inmediatez.
meditar3La felicidad está en nuestro interior
La felicidad, el bienestar o la satisfacción, tienen que ver con cualidades internas más que externas. Suele ocurrir que buscamos la felicidad en objetos externos que rodean nuestra vida sin encontrarla, olvidándonos del impacto que tienen internamente en nosotros.
Cualquier cosa que acontece a nosotros es interpretable internamente, nos produce una experiencia única, distinta de la que el que está a mi lado. En lo externo no está aquello que produce sufrimiento o felicidad. No existe una realidad externa, sino subjetiva.
Las dos caras del malestar, alivio y gratificación
Existe mucha confusión también con el placer. Lo externo es aquello que determina o causa mi placer o sufrimiento, y tampoco el placer es fuente de felicidad.El hecho de anticipar el malestar y evitarlo nos produce un alivio hasta placentero. Surge a raíz de una enorme tensión, malestar, cuando te libras hay un apaciguamiento interno, una sensación de alivio. ¿Pero por qué no es felicidad? Porque no se ha solucionado el problema, la amenaza está ahí. De nuevo se buscará evitarlo para conseguir el alivio.
Cuando se atraviesa una situación temida la sensación es distinta. No estamos acostumbrados a atravesar lo que evitamos, ni conscientes de todo lo que eludimos y evitamos para conseguir un alivio a corto plazo. Pero es una bomba de relojería que puede saltar en cualquier momento. Sentir que lo he superado aporta una sensación de orgullo, expansión, gratificación, y distinta al alivio. Es parecido pero tampoco es felicidad, es la otra cara del malestar.
meditarweb2Una vida de adicciones y evasiones
Hemos construido un mundo alrededor nuestro con cosas rechazables y otras apetecibles. Superar algo que es una dificultad es agradable. Hemos catalogado el mundo que nos rodea en bueno y malo. Se trata de un sufrimiento construido, que no emana de las propias cosas. Vivimos adictos a ciertas cosas y evitativos de otras. De modo que la vida está dominada por la satisfacción o la evitación. Pero no se necesitan todas esas cosas, y podemos tener una vida plena si no nos encasillamos y nos vamos complicando la vida.
Por algún motivo nos perdemos en ello y eso nos causa malestar, tenemos esa adicción a tener una vida estable, y no queremos atravesar esa situación. Hay que rechazar lo que te produce malestar, siempre que no acepto algo, hay algo de lo que soy adicto. Son las dos caras de una misma cosa. Vivimos inmersos en esa vorágine, el problema de base es la atribución de que en lo de fuera reside la felicidad.
¿Qué puede llevarnos a una experiencia de satisfacción?
La meditación con la suficiente práctica, con una adecuada guía, y la persistencia suficiente, puede proporcionar espontáneamente una sensación de serenidad y calma interior. Puedo tener esa experiencia más allá de lo externo. A través de la meditación tenemos una experiencia que no es la exaltación, con la mente concentrada, feliz, más allá de condiciones externas.
Sensación de goce, sin distracciones, por el hecho de estar concentrados. Se le denomina experiencia de flujo, de plenitud, sincronía, cuando se realiza una actividad con determinadas habilidades y se corresponden con mis capacidades. Una mente concentrada en una sola actividad y sin esfuerzo.
Para más información pinche aquí

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x