Revisiones periódicas, la clave para la detección precoz del Glaucoma

El pasado 12 de marzo se celebró el Día mundial contra el Glaucoma, una enfermedad que afecta en España a un millón de personas, y a más de 60 millones en todo el mundo. El glaucoma es una patología del nervio óptico consistente en una pérdida progresiva de fibras nerviosas, que se traduce en una merma progresiva del campo visual. No se puede curar pero sí frenar su progresión, reducir sus consecuencias y mejorar la vida del paciente. Su detección precoz es fundamental para su tratamiento, y para que ese diagnóstico temprano sea posible la clave está en las revisiones periódicas. Se calcula que un  90% de la ceguera que provoca el glaucoma podría evitarse.

Síntomas y factores de riesgo

Su principal inconveniente es que es asintomática, no duele ni se nota nada, y la hipertensión ocular no se produce hasta que se encuentra en un estado muy avanzado. La mitad de las personas que lo padecen no son conscientes de ello, solo a medida que avanza se suele ver afectada lentamente su visión lateral (como si se mirara a través de un túnel o un cañón de escopeta).

Afecta principalmente a personas con familiares directos con glaucoma, a población mayor de 40 años, personas con alta miopía, raza negra, con diabetes, traumatismos oculares previos y cirugías oculares complicadas.

Pruebas diagnósticas

La Sociedad Española de Oftalmología recomienda visitar una vez al año al oftalmólogo para someterse a una exploración:

-Prueba de agudeza visual para medir la vista a diferentes distancias.

-Tonometría para medir la presión del ojo, previa dispensación de unas gotas anestésicas.

-Prueba del campo visual, que detecta la posible pérdida en la visión lateral.

-Examen del fondo de ojo, con la ayuda de unas lentes especiales se examina el nervio óptico.

Paquimetría. Un instrumento de ondas ultrasónicas, previa instilación de una gota de anestésico ocular, permite medir el grosor de la córnea, que incide en el valor de la presión del ojo.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento del glaucoma es conseguir un nivel de presión intraocular que no produzca afectación del nervio óptico, y que se considera normal  con valores entre 10 y 21 mmHg.

En fases iniciales se utilizan distintos tipos de colirios destinados a disminuir la tensión. Algunos disminuyen la formación de humor acuoso en el ojo, mientras que otros facilitan la salida del mismo hacia el exterior. Se deben usar a diario, y preferentemente a la misma hora. Para los casos en los que la enfermedad está muy avanzada existen también varias técnicas quirúrgicas destinadas a disminuir la tensión.

En Optivision Recogidas ofrecen a sus clientes un examen visual completo, la medición de la presión intraocular PIO, y una retinografía para comprobar el estado del nervio óptico, como método de prevención para el glaucoma.

 

 

 

 

0 0 voto
¡Vótame!
Suscríbete
Avisos de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber lo que piensas. ¡Comenta!x
()
x