La vista a partir de los 40: ¿Cuáles son los problemas de visión más habituales?

Con el paso del tiempo la vista también envejece. De hecho, es frecuente que entre los cuarenta y los cincuenta años se experimenten los mayores cambios y problemas de visión. Pero, ¿cuáles son los más frecuentes? Los especialistas de Optivisión Recogidas nos hablan de ellos y de cómo actuar para mejorar la vista conforme aparezcan estas patologías relacionadas con la salud visual.

¿Qué es la presbicia?

La presbicia, más comúnmente conocida como vista cansada, es el resultado de un proceso natural que tiene lugar en la retina y que, según el Libro Blanco de la Visión en España, afecta a casi un tercio de los españoles. Aunque se calcula que en los próximos años este problema visual alcanzará a la mitad de la población. Puesto que la sobreexposición a las pantallas digitales está provocando una aceleración de los síntomas y un adelanto del problema.

Aproximadamente a los cuarenta años la retina se vuelve más sensible y la visión cambia. Por lo que la presbicia se define como un error refractivo como consecuencia del endurecimiento del cristalino, y no pues como una enfermedad. Una clara demostración de cómo cambia la visión a partir de los cuarenta y de la importancia de acudir a una óptica especializada para revisarse la vista, controlar el problema y paliar sus efectos, principalmente con el uso de lentes o lentillas progresivas.

Uno de los primeros síntomas de la vista cansada es la dificultad para enfocar y las alteraciones en la visión de cerca. Ya que conforme pasan los años, la lente natural del ojo se va volviendo menos elástica, perdiendo su capacidad de enfocar objetos cercanos.

Los problemas de visión aumentan con la edad

Además de la presbicia existen otros problemas que se asocian a la edad y que van en aumento conforme se envejece. Entre ellas destacan las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular.

Con el tiempo, el cristalino pierde transparencia y se vuelve amarillento y turbio. Como consecuencia aparecen las cataratas, un problema que afecta a tres de cada cuatro personas mayores de 75 años y una de las deficiencias más operadas para su corrección. Aunque no sólo se achaca a la edad, también influyen otros factores como la obesidad, la dieta, la diabetes, el tabaquismo o el alcohol.

Esta patología se manifiesta en forma de visión borrosa, sensibilidad a la luz y deslumbramiento.

Por su parte, el glaucoma suele aparecer también a partir de los 40 años. Y es otra de las principales causas de ceguera irreversible, según la Organización Mundial de la Salud. Las primeras señales de esta enfermedad degenerativa (más frecuente en miopes, diabéticos y personas con presión intraocular alta) son la reducción del campo visual periférico y la aparición de halos alrededor de las luces. Una revisión ocular a tiempo, junto al uso de colirios o cirugía pueden ayudar a que la enfermedad no avance.

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es otro de los problemas de visión más frecuentes que aparecen con la edad. En este caso afecta a aproximadamente un 30% de personas mayores de 75 años y se trata de la primera causa de ceguera en personas de más de 65 años.

Este trastorno ocular que afecta a la mácula de la retina va destruyendo lentamente la visión central, dificultando la realización de actividades cotidianas como leer o conducir. Además de la edad, hábitos como el tabaco o una exposición solar prolongada o el sedentarismo son otros factores de riesgo.

Por tanto, además de las revisiones periódicas de la vista, los profesionales de Optivisión Recogidas recomiendan cuidar la alimentación, hacer actividad física de manera regular e intentar reducir el tiempo que se expone la visión a pantallas digitales.

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x