¿Cada cuánto tiempo deben renovarse las gafas?

¿Cada cuánto tiempo deben renovarse las gafas?

Aunque se estima que un 20% de usuarios de gafas no las renueva hasta que pasan cinco años o más, esto no es precisamente lo más correcto para mantener en buen estado nuestra salud ocular. Además, según el Libro Blanco de la Visión, el 72% de estos usuarios no acude a revisiones periódicas porque cree ver correctamente, ignorando si realmente se padece algún problema visual o han sufrido cambios en la graduación de sus lentes. ¿Cuándo es el momento de renovarse las gafas?

Las gafas dejan de ser útiles cuando no cumplen su función principal

El pensamiento más extendido es que las cosas deben cambiarse cuando dejan de funcionar. Algo que en lo referido a las gafas se suele aplicar a los casos cuando éstas se rompen, sus cristales se rayan o, en ocasiones, cuando pasan de moda.

Sin embargo, desde Optivisión Recogidas nos recuerdan que aunque en esos casos también sea necesario cambiar de lentes, las gafas dejan de ser realmente útiles cuando ya no cumplen con su misión principal. Lo que en este caso particular se traduce en poder solucionar de manera eficaz los problemas de visión del usuario.

El problema está en que muchas veces es difícil identificar una pérdida de visión. Por lo que se va retrasando el momento de renovarse las gafas. Para no caer en este error, y asegurarnos de que la graduación que tenemos es la que corresponde a nuestras lentes, deben hacerse revisiones periódicas en un centro óptico de confianza.

Las gafas son un artículo de primera necesidad para muchas personas, por eso, y dada la importancia de renovar las gafas en el momento adecuado, en Optivisión Recogidas cuentan con grandes ofertas y descuentos, que se adaptan a todo tipo de necesidades. Por lo que cambiar de lentes ya no supone un esfuerzo económico tan grande como antes.

Los niños y adolescentes pueden necesitar renovarse las gafas con más frecuencia

Las dioptrías varían con más rapidez en niños y adolescentes por encontrarse en pleno proceso de crecimiento. Por eso, cuando se les diagnostica algún defecto visual, es habitual recomendar revisiones cada seis meses para adaptar las gafas a la nueva condición visual.

Por otro lado, el crecimiento de los niños y niñas puede fomentar que las gafas dejen de serles cómodas y servirles en un par de años. Motivo de más para que las revisiones ópticas sean más frecuentes.

En el caso de los adultos, la graduación también va cambiando. Aunque en estos casos lo recomendable es hacerse revisiones cada año y no esperar a tener síntomas de que estamos perdiendo visión, sino anticiparse a estos cambios y molestias.

Aunque la variación en la visión sea mínima, no hay que pasar por alto la gran exigencia que hacemos de nuestra visión y los grandes requisitos visuales a los que nos exponemos a diario frente a las pantallas. Por lo que un cuarto de dioptría puede ser crucial para el confort visual y evitar problemas como dolores de cabeza, cansancio, visión borrosa o incluso problemas de espalda. Además, siempre que la graduación haya cambiado, pero que las gafas se encuentren en buen estado, es posible cambiar exclusivamente los cristales y así ahorrar en la montura.

Otro motivo por el que acudir a una óptica es el de ajustar las gafas y comprobar que están en buen estado. Los profesionales de Optivisión Recogidas se encargarán de revisar la montura, hacer pequeños ajustes y asegurarse de que los cristales no están rayados. Ya que incluso las rayadas poco profundas pueden interferir en la calidad de visión. Esto se debe a que la luz que atraviesa el cristal puede dispersarse o difractarse debido a pequeñas irregularidades en la superficie del cristal.

5 2 votos
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x