Hidratación y deporte, una cuestión de salud

Hidratarse bien, es siempre importante pero resulta clave cuando practicamos ejercicio. Para cuidar nuestra salud y conseguir el rendimiento esperado, es fundamental una adecuada hidratación durante toda la actividad física. Las necesidades de líquidos y sales minerales dependen de muchos factores como la edad, el estado fisiológico de la persona y las condiciones ambientales. Tan peligroso puede resultar llegar a un estado de deshidratación como de hiperhidratación. Un exceso de sodio en sangre puede provocar un edema cerebral o insuficiencia respiratoria. 

El fallecimiento el pasado julio de un atleta británico de 30 años varios días después de cruzar la meta del Ironman de Frankfurt,  ha consternado al colectivo de aficionados a estas duras pruebas y ha recordado sus riesgos. El Ironman es la prueba más exigente del triatlón. Como dato mencionar que 24 participantes fueron hospitalizados tras someterse a las condiciones extremas de la carrera, en cuyo tramo final el termómetro marcó más de 35 grados. El deportista fallecido ingresó inconsciente tras 19 horas de competición. Bebió mucha agua durante su desarrollo, pero esta carece de sodio, que se pierde al sudar. La falta de este mineral le produjo una letal alteración del equilibrio hidroelectrolítico en el cerebro.

Es importante que el cuerpo permanezca hidratado para mantener el nivel correcto de agua, el mantenimiento estable el volumen sanguíneo y la temperatura corporal. Perdemos líquidos constantemente al orinar, sudar o incluso al respirar. Y como al hacer ejercicio perdemos más agua, necesitamos beber más líquido.

Al hacer ejercicio agotador, se pierde de uno a cinco gramos de sal por litro de sudor, y entre  medio litro y dos litros por hora de agua. Por ello  se recomienda en general entre 120 y 150 ml de líquidos fríos cada 10 ó 15 minutos (fríos porque suelen ser más agradables y ayudan a bajar la temperatura corporal). 

Sin necesidad de tener sed, es vital hidratarnos antes de empezar, pero también durante y después de finalizado el ejercicio. A su vez, según recientes estudios la función que deben cumplir las  bebidas isotónicas es la de hidratar, aportar sales minerales e hidratos de carbono, y aumentar la absorción de agua mediante la combinación de sodio y diferentes tipos de azúcares.

 

0 0 voto
¡Vótame!
Suscríbete
Avisos de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber lo que piensas. ¡Comenta!x
()
x