¿Cuándo se aprecian los efectos del entrenamiento?

Enero es, junto a septiembre, el mes favorito por la mayoría de personas para apuntarse al gimnasio. Y es que los propósitos de cambiar los hábitos, cuidarse más o mejorar la apariencia física son algunos de los deseos más habituales al comienzo de cada año. No obstante, se estima que seis de cada diez personas que decidieron apuntarse al gimnasio en enero, optan por abandonarlo tres meses después. Estos ciclos que se repiten cada año se achacan principalmente a la falta de motivación que sienten los usuarios al no apreciar unos resultados inmediatos en un tiempo récord. Por lo que es importante tener claro que empezar a apreciar los efectos del entrenamiento requiere de tiempo, esfuerzo, y también de acompañar el ejercicio con una alimentación adecuada.

Los efectos del entrenamiento en la pérdida del peso

La mayoría de personas que se apuntan a los gimnasios en enero lo hacen para poder bajar de peso, quemar grasa y tonificar su cuerpo. Sin embargo, los primeros efectos del entrenamiento pueden llegar a desconcertar si se vive el día a día obsesionado con lo que marca la báscula.

Empezar a entrenar no siempre es sinónimo de perder peso. Hay que tener en cuenta que la grasa pesa menos que el músculo, aunque sin embargo, abulta más. Por lo que aunque el peso permanezca igual las primeras semanas, los efectos pueden verse en que el cinturón aprieta menos y la ropa nos favorece más.

Para ayudar en la pérdida de peso, es fundamental que junto al ejercicio se lleve una dieta sana y equilibrada. Un proceso que puede agilizarse tomando los suplementos naturales adecuados para quemar grasa o acelerar el metabolismo. Por ejemplo, los expertos de MasMúsculo destacan las propiedades del té verde, la cola de caballo, la L-Carnitina o la alcachofa. Aunque la diversidad de complementos para perder peso o ganar músculo es elevada, por lo que resulta muy sencillo encontrar aquellos suplementos que se adapten mejora las necesidades y objetivos de cada persona.

¿Cuáles son los primeros efectos de hacer ejercicio?

Antes de empezar a entrenar es habitual tener unas expectativas muy altas. Aunque los primeros dolores, el cansancio tras los primeros días en el gimnasio o la adaptación, a veces difícil, hace que pongamos los pies en el suelo más pronto que tarde.

Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta es que cada persona tiene su propio ritmo y organismo, por lo que los primeros resultados dependen de muchos factores. Aunque por norma general, es posible empezar a ver cambios físicos a la segunda o la cuarta semana. Siempre y cuando tanto el ejercicio, como la alimentación, se realicen en función de nuestras necesidades particulares y los objetivos que se desean alcanzar.

Ya que el ejercicio supone tan sólo un 30% de los cambios que podemos conseguir en nuestro cuerpo. El otro tanto por ciento se lo debemos a la dieta y a los hábitos que tengamos. Aunque también entran en juego aspectos como el peso inicial, la genética o el factor psicológico. Así que sólo una planificación inteligente del entrenamiento se traducirá en conseguir unos buenos resultados en el gimnasio.

No obstante, los primeros beneficios están ahí aunque sean menos visibles. Por ejemplo, el deporte regular tiene beneficios hormonales notables, como generar endorfinas y serotonina (buen humor, menos dolor) y atenuar el cortisol, o sea, menos estrés. Además, empezar a entrenar hace que se mejore la resistencia cardiovascular y cada vez se vaya tolerando mejor el ejercicio. Por lo que los primeros meses no hay que dejar de lado que el entrenamiento no sólo hace que mejoremos nuestro aspecto físico, sino también que nos sintamos mejor y nos superemos a nosotros mismos.

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x