“Gracias por ponerme voz”, dice un perro maltratado

Rocco,  un bullterrier que habla en nombre de los animales maltratados

El 9 de diciembre fue un día memorable, aunque sea un día cualquiera en un lugar cualquiera, alguien ha puesto voz a mi sufrimiento.  Hoy en el Juzgado de lo Penal  n.º 4 de Granada, ha sido juzgado mi dueño, aquel en quien confié, aquel en quien deposite mi amor, aquel a quien a pesar de todo no olvido…

Estas podrían ser las palabras que diría a la prensa “Rocco”, nombre ficticio para preservar su anonimato. Un Bull Terrier de unos 4 años de edad, que se encontraba atado a una baranda en la zona de Cartuja, un caluroso 6 de junio del 2019.

En un estado totalmente lamentable, sin ningún tipo de alimento, agua o protección, fue hallado el animal, siendo las personas que pasaban por allí, las que ante el evidente estado de abandono, informaron a las autoridades, y a Delagos Centro Canino, que se personaron en el lugar y acogieron al animal.

Sus múltiples heridas, y cicatrices hicieron pensar que podría haber sido usado para pelea, y se puso en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, el Seprona.

Desde ese momento el SEPRONA junto con el abogado animalista Aritz Toribio, se pusieron en contacto con Mª del Pilar Prados Linares, directora veterinaria de la Clínica Veterinaria Otura, y también vocal del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Granada, que personándose en las instalación realizó la inspección y valoración del animal.

Según su informe, se concluyó que el animal estaba en un estado deplorable, presentando desnutrición y abandono sanitario.  No habiendo sido el animal desparasitado ni vacunado en años, desatendiendo así las obligaciones sanitarias que debe observar su propietario.

También presentaba múltiples heridas que se correspondían a una infestación masiva de parásitos externos como garrapatas y pulgas, así como alopecia y lesiones compatibles con mordeduras de otros animales.

La Fiscalía había solicitado para el dueño, 7 meses de prisión por delito de maltrato animal, que la Asociación Animalista Peludísimos de Granada elevó a doce meses, aunque finalmente las partes llegaron a un acuerdo por el que el acusado aceptó 6 meses de cárcel y tres años de inhabilitación para la tenencia de animales, profesión comercio u oficio relacionado con ellos.

Por fin Rocco ha tenido posibilidad de ser oído y tratado a través de profesionales tanto de veterinarios, como abogados, SEPRONA y voluntarios de Asociaciones, que dando  a conocer su caso, han puesto de manifiesto la indefensión que aun sufren en ocasiones muchos animales en la actualidad, poniendo en conocimiento que el maltrato animal no implica únicamente el daño físico, sino también no proporcionar a nuestros animales una calidad de vida digna y sanitariamente adecuada.

Sabemos que el caso de Rocco no será  ni el primero ni el último, pero si esperamos que la justicia se haga cargo y proteja a todos los seres sin voz, aquellos que en su día a día nos cuidan, aman y nos acompañan sin esperar nada a cambio.

Desde la voz de Rocco, gracias.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x