¿Tengo un problema con el alcohol?

Esta es la pregunta más frecuente entre los usuarios de CETPAG, especialistas en el tratamiento de adicciones. En nuestra sociedad el consumo de alcohol no solo no está reprobado, sino que es una actividad legal a partir de los 18 años, totalmente incorporada y bien vista en nuestras vidas. Los brindis con champagne, las cervecitas de medio día, los gin-tonic por la tarde o los cubatas con los amigos los fines de semana, hacen de cualquier circunstancia el momento ideal para beber

Pero, ¿cuándo beber alcohol se convierte en adicción?

Para determinar si una persona es alcohólica o no, no hay que fijarse tanto en las cantidades o número de veces que se bebe, pues hay diferentes patrones de consumo. Según la frecuencia podemos hablar de bebedores de uso diario, de fines de semana, pasar períodos de aparente abstinencia y de repente volver a tomar… El problema viene cuando el consumo del alcohol se convierte en una necesidad y su ingesta descontrolada empieza a comportar consecuencias negativas en todos los ámbitos de la persona.

Éstas son algunas cuestiones sencillas orientativas que describen los síntomas más comunes en los enfermos de adicción, basado en la experiencia del trabajo con alcohólicos durante años. Con cinco o más respuestas afirmativas se recomienda acudir a un especialista.

-¿Alguna vez ha intentado dejar de consumir durante una semana o más, sin haberlo conseguido?

-¿Sus amigos o familiares le aconsejan sobre sus hábitos de consumo y a Ud. le molesta?

-¿Ha utilizado alguna sustancia para disminuir los efectos de su consumo?

-¿Piensa que las personas que parecen no tener problemas para consumir son afortunadas?

-¿Ha tenido algún problema relacionado con el consumo durante el ultimo año?

-¿Tiene problemas en casa que sean causados o agravados por el consumo?

-Cuando sale o está en reuniones sociales, ¿usted consume más alcohol que el resto de personas que lo acompañan?

-¿Piensa que puede dejar de consumir cuando usted quiera, a pesar de haberlo intentado anteriormente?

-¿Ha faltado a su trabajo o a sus obligaciones a causa del consumo?

-¿Recuerda lo que pasó durante el consumo o en ocasiones padece «lagunas mentales»?

-¿Ha pensado que su vida sería mejor sin consumir?

 

Es importante establecer diferencias entre un enfermo alcohólico y personas que simplemente beben alcohol. Sólo cuando el consumo se convierte en una necesidad malsana y el sujeto pasa a ser esclavo de la sustancia (lo reconozca o no) es cuando se requiere una intervención por parte de un profesional. Si ese es su caso, la intervención temprana por un equipo de especialistas con experiencia como el de CETPAG, es fundamental para un buen pronóstico del paciente.

 

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x