Electroestimulación, el tratamiento más eficaz contra la disfagia

¿Qué es la disfagia?
Cuando  una  persona  tiene  de  forma ocasional dificultad para tragar, no suele  ser  motivo de preocupación. Sin embargo, cuando esto persiste en el tiempo  es  conveniente  acudir  a un especialista, ya que probablemente se trate  de disfagia, una condición médica que afecta al 5% de la población y que requiere tratamiento.

La disfagia es un trastorno de la deglución que se caracteriza por generar en  quienes  la  padecen  una  dificultad  en  la preparación oral del bolo alimenticio  o  en  el  desplazamiento  del alimento desde la boca hacia al estómago.  Tos  al  ingerir  o  tras la ingestión, ahogarse con alimentos o líquidos, dolor al tragar, la sensación de que la comida se quede pegada en la  garganta  o dificultad de respirar durante la alimentación, son algunos de  los  síntomas  que pueden presentarse si se padece este trastorno. Como síntoma,  la  disfagia  puede  tener un origen funcional, que habitualmente afecta  al  sistema nervioso, o mecánico. No obstante, también puede surgir como  efecto  secundario  a ciertos fármacos o a factores iatrogénicos como las cánulas de traqueotomía.



Tratamiento de la disfagia
La  terapia  no  invasiva  ni  dolorosa  que  ofrece  el   sistema  para el 
tratamiento  de  la  disfagia,  se  obtiene  a  través  de  la estimulación eléctrica externa que se aplica en la cara anterior del cuello. Se trata de la  única  tecnología aprobada por la ‘Food and Drug Administration’ (FDA), para  la  restauración  de  la  función  que  trae  consigo la deglución en
personas que sufren disfagia del tipo orofaríngea. Este tipo de disfagia es la  más común y puede darse en pacientes que han sufrido accidentes cerebro vasculares,   pacientes   con   trastornos  neuromusculares  progresivos  y pacientes  que  han  sobrevivido  a  cáncer  de cuello y cabeza, sobre todo después  de  radioterapia.  También es una terapia muy efectiva en ancianos que  presentan  disfagia  de etiología  desconocida.   Para conseguir esta restauración,   el   sistema  transmite  al  paciente  pequeñas  corrientes eléctricas  que  estimulan  a  los músculos que permiten el acto reflejo de tragar.  Para  aplicar esta terapia, existen dos tipos de dispositivos, uno de  mayor  tamaño,  y otro más pequeño y portátil. Este último es instalado por  los  especialistas de Oximesa para que el paciente pueda usarlo de una forma más sencilla en su propio domicilio.
La   electroestimulación   se   ve   complementada   con   una  terapia  de rehabilitación  con  la que el paciente puede volver a educar sus músculos. Gracias a esta rehabilitación que se recibe por periodos de hasta una hora, la   persona  afectada  trabaja  posiciones, maniobras  y  ejercicios  que reentrenan el mecanismo de deglución.

El  Sistema   consigue un efecto duradero validado en un estudio presentado 
ante  la  FDA.  En  éste  se  demostró  que  la  mejoría obtenida por este tratamiento  se  mantuvo  durante  los 3 años en los que siguió el estudio. Otro estudio ha publicado y demostrado el impacto positivo y duradero en un
grupo  de  pacientes  disfágicos  en  los  que anteriormente el tratamiento convencional había fracasado.


Oximesa

Oximesa

Pol. Industrial Juncaril, Parcela 303.
Albolote, (Granada)
Tel.: 958 49 11 55
www.oximesa.es

Publicidad