Terapia visual: Objetivos y resultados

Probablemente alguna vez has oído hablar de la terapia visual. Pero lo cierto es que pocos conocen exactamente en qué consiste y cuáles son sus resultados.

¿Qué es la terapia visual?

La terapia visual es un conjunto de técnicas destinadas a mejorar la calidad de la visión, facilitar la tarea visual de manera confortable sin un esfuerzo adicional y hacer desaparecer los síntomas existentes en nuestra visión. Concretamente cuando las gafas y las lentes de contacto no son suficientes. La necesidad de realizar terapia se suele determinar tras una revisión funcional completa de la visión en su centro óptico de confianza.

En este proceso, se evalúan las características de funcionamiento del sistema visual del paciente, determinando si existe algún problema y de qué tipo. Aunque nada por lo que asustarse. Ya que la terapia no es más que un procedimiento clínico y no quirúrgico. Cuyo objetivo es proporcionar una visión donde los dos ojos participen correctamente de manera cómoda y segura, atendiendo a un entrenamiento en nuestros ejes visuales y a la re-educación de la visión de manera activa, donde el paciente participe en la obtención de nuevas destrezas.

¿Qué problemas se pueden tratar con la Terapia Visual?

- Disfunciones acomodativas

- Disfunciones binoculares

- Disfunciones oculomotoras

- La prevención del desarrollo de problemas visuales en niños, como la aparición de la ambliopía, conocida popularmente como ojo vago, o el retraso en el desarrollo de la estereopsis (visión en profundidad y tridimensionalidad).

- Para mejorar la ejecución visual del paciente con fines específicos (por ejemplo, en deportistas, pilotos, etc).

- En estrabismos y sus adaptaciones.

Síntomas que pueden indicar la necesidad de aplicar un tratamiento de terapia

Actualmente, están a la orden del día los conocidos 'selfies', estas fotografías pueden ayudarnos a darnos cuenta de hacia dónde se dirige nuestra mirada y la posibilidad de torcer algún ojo. El parpadeo excesivo, la visión borrosa o doble en determinadas tareas o la incapacidad de atender a éstas de manera prolongada son otros de los síntomas.

También debemos estar atentos ante la presencia de mareos, dolor de cabeza, dolor en los ojos o alrededor de ellos, fatiga visual o enrojecimiento ocular.

No podemos olvidar a los más pequeños de la casa. Si se ha fijado que su hijo presenta torpeza al realizar un deporte, inclina la cabeza o cierra uno de los ojos mientras lee, se acerca demasiado a los libros, tiene baja comprensión lectora o existe un bajo rendimiento escolar debemos acudir inmediatamente a un centro especializado.

También podría existir una reducción de su agudeza visual relacionada con la ambliopía.

Deben saber que la terapia no es útil cuando los síntomas son producidos por una patología, por un fármaco o cuando no se encuentra relación entre los síntomas y los parámetros visuales.

Éxito de la Terapia Visual

En la práctica profesional diaria, nos encontramos con muchas personas, todas ellas diferentes. Cada tratamiento es individual y personalizado, atendiendo a las necesidades de cada persona. Es imprescindible la colaboración de los pacientes y de los padres en caso de que sean menores, ya que este tipo de tratamientos requiere constancia en casa.

Un buen diagnóstico nos permitirá encontrar el tratamiento adecuado a las necesidades del paciente. No obstante es necesario que éste se involucre para la correcta ejecución y solución del problema.

La información que procesamos es en un 80% proporcionada por nuestro sistema visual, así que no olviden visitarnos en Optivisión Recogidas, donde nuestros especialistas estarán encantados de ayudarles a mejorar sus condiciones visuales.

Tenemos ante nosotros un mundo lleno de posibilidades, ¡por qué perdérnoslas!


Optivision

Optivision

Calle Recogidas 24, edificio Castro.
Granada. 18001
Telf.: 958 25 56 97
www.optivisionrecogidas.com

Publicidad