¿Podemos hacer algo para frenar la miopía de nuestros hijos?

Desgraciadamente, en este siglo estamos viviendo lo que algunos han calificado como “epidemia de miopía”. Lo que quiere decir que en los próximos treinta años en Europa y Estados Unidos uno de cada dos niños será miope. Esto se debe a diferentes factores, entre otros el uso de dispositivos electrónicos desde muy temprana edad.

Tratamientos para frenar la miopía en menores

La pregunta es: ¿Podemos hacer algo para frenarlo? La respuesta es que sí. Las investigaciones de los últimos años demuestran la eficacia de varios tratamientos para detener la miopía en estas edades. Estos tratamientos no “quitan dioptrías”, sino que actúan impidiendo que aumentenEste es un logro muy importante y obviamente la eficacia de dichos tratamientos será máxima cuanto antes se lleven a cabo.

Existen diferentes opciones de tratamiento. La primera opción es farmacológica, el uso de varios colirios como la atropina y la pirenzepina. Existen también varios suplementos alimenticios, uno de ellos derivado del cacao que también ha demostrado su eficacia.

El otro tratamiento, y el que más contrastado está, consiste en el uso de unas lentes de contacto especiales. Estos tratamientos se verán mejorados si los combinamos con un cambio en el modo de vida y las actividades en los niños. Está comprobado que los niños menores de diez años deben pasar al menos dos horas jugando en el exterior.

¿Cómo funciona la Ortoqueratología?

Al tratamiento con en este tipo de lentillas se le denomina Ortoqueratología, y consiste en el uso nocturno de unas lentes de contacto de gas permeable (rígidas) que modifican la curvatura de la córnea para corregir la miopía. Los niños podrán hacer una vida completamente normal durante el día, con una visión correcta sin necesitar gafas ni lentes de contacto. Pero la gran ventaja de estas lentes es que además de corregir la miopía también impiden que avance. Es decir, un niño de diez años con tres dioptrías de miopía y padres con elevada miopía y en pleno desarrollo, puede utilizar estas lentillas durante la fase de crecimiento y de esta forma frenar el mas que probable aumento de la miopía.

Una miopía leve, menor a tres dioptrías aumenta el riesgo a padecer problemas en la retina, glaucoma e infecciones por lentillas. Pero una miopía elevada, de seis dioptrías en adelante, está asociada a un globo ocular deformado y multiplica los riesgos mencionados a lo largo de la vida. Muchas de estas personas llegan a perder casi toda la visión.

Por todo ello estaremos ayudando a prevenir enfermedades oculares si frenamos el aumento de la miopía cuanto antes.

En Optivisión Recogidas llevamos casi 20 años adaptando este tipo de lentes de contacto y hemos tenido multitud de experiencias gratificantes en estas adaptaciones. Estaremos encantados de hacer a sus hijos una completa revisión visual para ver la conveniencia o no de la adaptación de este tipo de lentes de contacto.

Germán González Carazo, Gerente y Óptico Optometrista de Optivisión Recogidas


Optivision

Optivision

Calle Recogidas 24, edificio Castro.
Granada. 18001
Telf.: 958 25 56 97
www.optivisionrecogidas.com

Publicidad