Cáncer: Qué es, cómo ocurre y falsos mitos

Qué es el cáncer

Con motivo del Día Internacional contra el Cáncer que se celebra en este 4 de febrero, hoy vamos a profundizar en una problemática que se expande por todo el mundo y que, por desgracia, se sigue cobrando vidas por toda la faz de la tierra. Según los últimos informes elaborados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en España existen 277.234 casos para este 2019 recién iniciado, un 12 por ciento más que hace cuatro años.  Además, desde el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 el cáncer fue la segunda causa de muerte en España tras las enfermedades del sistema circulatorio, siendo la principal causa en el fallecimiento de varones. 

Hablar del cáncer es hacerlo de algo sumamente complicado. Un término que llega a abarcar más de dos centenares diferentes de enfermedades con sus características particulares que se encaminan hacia un factor común: la presencia de células cancerosas que llegan a multiplicarse y diseminarse por todo el organismo sin control. Es por ello que se hace fundamental la prevención ante ciertas situaciones o circunstancias como la exposición a riesgos como el tabaco, el alcohol, la obesidad o el sedentarismo. Una realidad que afecta a España y al mundo. Como esperanza cabe destacar el trabajo de los diferentes investigadores, que avanzan en la carrera por vencer la batalla. Como ejemplo está la aparición de la molécula capaz de detener al melanoma, el cáncer de pulmón o renal en más de la mitad de los casos según estudio. 

¿Cómo ocurre el cáncer? 

Como decimos, el cáncer puede llegar a ser letal por la expansión de esas células cancerosas. Con motivo del Día Internacional en la lucha contra el Cáncer, recordamos que el organismo del ser humano está compuesto por un conjunto de células que se pueden apreciar solamente a través de un microscopio.  Estas se dividen periódicamente y de forma regular con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o muertas y así lograr la integridad y el correcto funcionamiento  de los órganos. 

Esta división se regula por una serie de mecanismos de control que indican a la célula cuándo debe comenzar a dividirse y cuando no moverse. En el momento en que se produce un daño celular que no puede ser reparado, la célula se autodestruye para evitar la expansión del daño. Sin embargo, cuando el control se altera, la célula y sus descendientes comienzan una división incontrolada que, con el tiempo, derivará en un nódulo o tumor. Siempre que no tengan capacidad para invadir y destruir otro órgano, hablaremos de tumores benignos. De lo contrario, estaremos ante un tumor maligno a lo que reconocemos como cáncer. 

Falsos mitos sobre el cáncer 

La realidad es que un diagnóstico de cáncer siempre es una situación complicada. Muchos de los pacientes diagnosticados comienzan a desarrollar una tarea informativa a fin de resolver las dudas más comunes. Sin embargo, en la Red hoy día existen falsos mitos sobre este problema. Una idea falsa deriva en preocupaciones innecesarias, tal como recuerda el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. 

El primer falso mito sobre el cáncer es que se trata de una sentencia de muerte. Los índices de supervivencia en Estados Unidos a cinco años de cáncer como los de próstata, tiroides o mama, son del 90 por ciento o más. Todo dependerá de su diseminación por el organismo – grado de avance- o de la existencia de tratamientos y hasta de la propia salud de la persona diagnosticada.  

Otro de los falsos mitos sobre el cáncer es que consumir azúcar hará que empeore. Lo cierto es que no, pero sí que puede tener una consecuencia como el aumento excesivo de peso y por tanto dar lugar a padecer varios tipos de cáncer. De igual forma se desmonta aquella teoría que apunta a que los edulcorantes artificiales causen cáncer, o que sea contagioso, o que una cirugía para el cáncer o una biopsia del tumor provoque una diseminación del cáncer – al menos la probabilidad es bastante baja en este sentido- o que empeore si queda expuesto al aire. Cabe destacar que un estudio, en su momento, apuntó a una posible relación entre la quimioterapia y la metástasis en el cáncer de mama. 

También el organismo norteamericano desmonta el mito de que los teléfonos móviles sean causantes de cáncer, o al menos, así lo indican los estudios hasta el momento. El cáncer, recordemos, se produce por mutaciones genéticas y los móviles emiten un tipo de energía de baja frecuencia que no dañan los genes.  Aclaran, además que el empleo de tintes para el cabello o los antitranspirantes o desodorantes causen cáncer. Al menos no existen evidencias científicas que así lo corroboren.

De igual forma, un estudio clínico aleatorizado de evaluación de la vitamina D para prevención del cáncer, publicado en noviembre en el ‘New England Journal of Medicine’, desmonta el mito sobre que  los complementos de vitamina D reduzcan la incidencia del cáncer. 

FUENTES: 

Asociación Española contra el Cáncer (AECC)

Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)

Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos

J.E. Manson et al. The VITamin D and OmegA-3 TriaL (VITAL): Principal results for vitamin D and omega-3 fatty acid supplementation in the primary prevention of cardiovascular disease and cancer. American Heart Association annual scientific sessions, Chicago, November 10, 2018.