¿Frena la cerveza distintos tipos de Cáncer?

La cerveza. En los últimos lustros el debate sobre los beneficios por una parte, así como sus perjudiciales efectos por otros (en su mayoría debido al componente alcohólico que se asume), parece no tener parangón. Un tira y afloja entre aquellos que la consideran como una de las bebidas más sanas que existen debido a los nutrientes que la componen y, otros, que la consideran como sinónimo de problemas principalmente relacionados con el campo de la nutrición.

A diferencia de los informes que hablan de que beber moderadamente cerveza es saludable para la salud, un nuevo estudio del que asegura que los hombres que beben cerveza o alcohol frecuentemente podrían enfrentar un riesgo mayor de varios tipos distintos de cáncer.

Investigadores de la Universidad McGill, en Montreal, estudiaron a casi 3.600 hombres canadienses cuyas edades iban desde los 35 a 70 años. Descubrieron que aquellos que bebían como promedio un trago al día tienen riesgos más elevados de un número de cánceres que los hombres que beben ocasionalmente o nunca.

Eso incluye cánceres al esófago, estómago, colon, pulmón, páncreas, hígado y próstata. Cuando los investigadores observaron tipos individuales de alcohol, no obstante, sólo la cerveza y los destilados - y no el vino - fueron asociados a riegos elevados de cáncer.

En general, las posibilidades aumentaron en relación con el consumo de alcohol durante la vida, según descubrimientos publicados en el estudio Prevención y Detección del Cáncer.

"Nuestros resultados muestran que los mayores consumidores durante toda su vida tenían las mayores alzas en los riesgos de múltiples tipos de cáncer", dijo a Reuters la investigadora Andrea Benedetti.

Muchos estudios han sugerido que beber moderadamente - normalmente entendido como no más de un trago o dos por día - puede ser un hábito saludable, particularmente en el caso de riesgo de enfermedades al corazón. Pero el estudio actual sugiere que aun los niveles de ingesta moderados están asociados a riesgos mayores de ciertos cánceres, al menos cuando la elección a beber es cerveza o destilados.

La pregunta de si los bebedores moderados deberían limitarse no puede ser respondida por un solo estudio, dice Benedetti.

"En términos de equilibrar el riesgo (del cáncer) con los riesgos de enfermedades cardiovasculares, la gente debería hablar con sus doctores" opinó.