Úselas durante la noche, vea bien durante el día

La ortoqueratología u Orto-K, es la modificación programada de la forma de la córnea, la primera superficie del ojo, para corregir la miopía y el astigmatismo. La Orto-K se realiza con lentillas especiales de última generación que se usan mientras se duerme y permiten una visión nítida y libre durante el día.

El uso de los nuevos materiales hiperpermeables al oxígeno han hecho posible la terapia nocturna de manera segura. La técnica de Orto-K, es ahora una alternativa fantástica en la corrección de la miopía media y baja. El objetivo principal de la Orto-K es ver libremente sin gafas ni lentes de contacto durante el día. Esto hace que sea ideal para personas que practican deportes, que trabajen en ambiente de polvo o con suciedad, o profesionales que precisan de una buena visión sin gafas ni lentillas. Además, en niños o jóvenes con miopía, diversos estudios han probado que su uso frena la progresión.

En cuanto a las graduaciones ideales para llevar a cabo la técnica, se tratan de miopías de hasta -6,00 dioptrías y/o, astigmatismo inferiores a -1,50, aunque estos valores pueden variar de unos pacientes a otros, dependiendo de la morfología de su córnea.

Para llevar a cabo la Orto-K, en el Centro Óptico Arabial se realiza un estudio de viabilidad que comprende un exámen visual completo y una topografía corneal. Esto les permite a los profesionales de la empresa, escoger las lentes adecuadas para la primera prueba. Posteriormente, se insertan las lentes en el ojo para producir una modificación suave de la curvatura corneal, aunque la duración la tratamiento puede persistir unas semanas, pero la mejora visual se consigue desde la primera noche. Las revisiones posteriores son exhaustivas y serán realizadas por los optometristas, para vigilar el perfecto desarrollo de la terapia.

    Existen varias ventajas respecto a la cirujía refractiva: se puede realizar en córneas delgadas cuando es imposible la cirugía; el procedimiento es reversible; la técnica es ideal para niños y adolescentes para controlar el crecimiento de la miopía durante esos años de desarrollo, y a su vez, se pueden ajustar los cambios de graduación en caso de producirse.