Vinculan la miopía con los tratamientos de fertilidad y con la época de nacimiento

 

Un estudio publicado en la edición digital del ‘British Journal of Ophthalmology’ vincula un nacimiento durante el verano con un mayor riesgo de desarrollar miopía corta o cercana durante la infancia. El mismo aborda que los tratamientos de fertilidad podrían ser incluso protectores según sugieren los distintos hallazgos. ¿En qué se basan? Se lo explicamos. 

Los expertos evaluaron a 1991 gemelos cuya edad era de 16.7 años de promedio. Todos nacieron entre 1994 y 1996 en Reino Unido y formaron parte del ‘Estudio de Desarrollo Temprano de los Gemelos a Largo Plazo’, conocido como TEDS. 

Estos investigadores evaluaron también factores demográficos, sociales, económicos, educativos y de comportamiento en las parejas gemelas cuando estos pequeños iban cumpliendo años y captar etapas críticas del desarrollo infantil y ocular. Lo complementaron con la información de los ópticos que hicieron sus exámenes sobre la miopía

La edad media a la que los pequeños comenzaron a desarrollar miopía y utilizar gafas fue a los 11 años. Los factores asociados con el desarrollo de la miopía fueron el éxito educativo de la madre, las horas dedicadas a los juegos de ordenador y el nacimiento en verano.  

Además, el análisis llevado a cabo y que dictamina que los niños nacidos en verano tienen mayor riesgo de padecer miopía, estableció que el tratamiento de fertilidad parecía ofrecer protección contra esta, según recoge ‘InfoSalus’. 

Los especialistas de la Sección de Oftalmología Académica del ‘King’s College London’, en Londres, especulan con que los niños nacidos a través de dichos tratamientos, a menudo, nacen más pequeños y un poco más prematuros. Es por ello el motivo de que puedan tener algún retraso en el desarrollo, lo que podría explicar la menor longitud del ojo y el descenso de cifras sobre la miopía.