EPA o ácido eicosapentaenoico: qué es y para qué sirve

A menudo oímos hablar de los beneficios del ácido graso omega 3. Pero por norma general, desconocemos los diferentes tipos de ácidos que pertenecen a este mismo grupo de grasas, y sus importantes beneficios para nuestro organismo. Entre ellos encontramos el ácido eicosapentaenoico, también conocido por su abreviación (EPA).

 

¿Qué es el EPA o ácido eicosapentaenoico?

 

El ácido eicosapentaenoico es un ácido poliinsaturado no esencial, ya que el cuerpo puede sintetizar EPA a partir del ácido linolénico (omega 3).

 

El EPA tiene una estructura formada por una cadena de 20 átomos de carbono que contiene 5 dobles enlaces y se presenta como C20:5. A partir de este ácido graso, el cuerpo puede sintetizar otro ácido graso poliinsaturado de cadena aún más larga, el conocido como ácido docosahexaenoico o DHA (C22:6).

 

¿Cómo obtener EPA o ácido eicosapentaenoico?

 

Para poder beneficiarnos de todas estas propiedades, podemos realizar una ingesta de EPA de forma directa, a través del alimento o con una suplementación.

 

Los alimentos en los que se encuentran las mayores cantidades de ácido eicosapentaenoico son:

 

-Pescados azules:

  • Salmón.

  • Atún blanco.

  • Trucha.

  • Caballa.

  • Sardinas.

  • Arenques.

-Aceites de pescado

-Bebidas de soja, huevos, lácteos, aceites vegetales y otros productos enriquecidos con omega 3

 

 

¿Qué cantidad de ácido eicosapentaenoico se debe tomar al día?

 

En cuanto a la cantidad de EPA recomendada, los especialistas hablan de unos 200-250 mg/día, aunque en mujeres embarazadas y lactantes esta cantidad aconsejada se duplica.

 

El problema es que debido a nuestro rápido modo de vida y las carencias de estos alimentos en nuestra dieta diaria, a menudo no cumplimos con este requerimiento ni con la mínima cantidad aconsejada. Una forma de poder beneficiarnos de las propiedades de los ácidos grasos omega 3 y de EPA, casi sin darnos cuenta y de una forma muy económica y natural es consumiendo aceite de pescado. Por ejemplo, una cucharada del aceite de hígado de bacalao de la marca Möller's contiene 1,2 g de ácidos grasos omega-3 naturales, además de vitaminas A, D y E.

 

Los ácidos grasos DHA y EPA ayudan al funcionamiento normal del cerebro, del corazón y mantenimiento de la visión. Mientras que la vitamina D contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al mantenimiento de los huesos y los dientes; la vitamina A contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al mantenimiento de la visión en condiciones normales y la vitamina E protege las células frente al daño oxidativo. Además, la ingesta materna de estos ácidos grasos contribuye al desarrollo normal de los ojos y el cerebro del feto y el lactante alimentado con leche materna.

Propiedades del EPA

 

El organismo necesita el ácido graso eicosapentaenoico para sintetizar unas sustancias llamadas eicosanoides, como las prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos.

 

Necesitamos todos los eicosanoides para que nuestro sistema inmunitario funcione de forma correcta. Ya que entre otras cosas, estas sustancias intervienen en los sistemas de inflamación, coagulación sanguínea y salud cardiovascular.

 

Aunque no todos los eicosanoides tienen el mismo efecto en el organismo. Los que sintetizamos a partir del EPA son de la serie 3, y tienen las siguientes propiedades:

  • Reguladores de la inflamación.

  • Vasodilatadores.

  • Antiagregantes plaquetarios en el organismo.

  • Refuerzan la inmunidad, al aislar células como los leucocitos, macrófagos y linfocitos.

 

 

¿En qué casos se indica el consumo de ácido eicosapentaenoico EPA?

 

El EPA está especialmente indicado en casos de:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal (Crohn, colitis, ulcerosa, colón irritable, etc).

  • Enfermedades de la piel (dermatitis, psoriasis, eczemas, etc).

  • Enfermedades relacionadas con el sistema nervioso (depresión, dolor de cabeza, migraña, déficit de atención, Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple...).

  • Sobrepeso, obesidad, mala circulación, colesterol.

  • Enfermedades coronarias y cardiovasculares (o riesgo de sufrirlas). Entre ellas trombosis, infarto de miocardio, arteriosclerosis.