Propiedades y beneficios para la salud del plátano

El plátano es una de las frutas más populares entre niños y adultos. De hecho, es la segunda fruta más consumida en España según el ‘Informe del consumo alimentario en España en 2018’ elaborado por el Ministerio de Agricultura. Durante ese año los españoles compraron de media 11,75 kilogramos de plátanos, lo que supone un gasto medio de 18,65 euros por persona. El plátano es una fruta que está disponible todo el año y que resulta muy sabrosa y saciante. Además, tiene numerosas propiedades nutricionales y beneficios para la salud.

Propiedades nutricionales del plátano

El plátano contiene principalmente los siguientes nutrientes:

  • Potasio: un plátano proporciona al menos el 15% de las necesidades diarias de potasio de un adulto.
  • Magnesio.
  • Fósforo.
  • Vitaminas: vitamina C, B6, ácido fólico (B9) y betacarotenos (precursores de vitamina A).
  • Fibra: su cantidad varía en función del grado de maduración.
  • Carbohidratos: azúcares simples y almidón.

Por el contrario, el plátano apenas tiene grasas ni sodio.

Beneficios para la salud del plátano

El plátano tiene los siguientes beneficios para la salud:

  • Ofrece energía: el plátano verde es fuente de almidón, que llena el cuerpo de energía a largo plazo, mientras que el plátano maduro es fuente de azúcares naturales que ofrecen energía sana a corto plazo. Además contiene vitaminas del grupo B, que son esenciales para la producción de energía en las células.
  • Ayuda a los deportistas: el plátano incluye potasio, magnesio y fósforo, nutrientes necesarios para favorecer los impulsos nerviosos y la recuperación muscular. Consumir un plátano después de realizar ejercicio aumenta la capacidad de resistencia. Por ello es un buen aliado para personas físicamente activas como los deportistas.
  • Reduce el colesterol si se consume regularmente: según científicos de la Universidad de Cambridge la fibra del plátano puede ayudar a reducir el colesterol LDL (malo) en sangre.
  • Combate el estreñimiento: los fructo-oligosacáridos (la fibra del plátano) ayudan al tránsito intestinal. Cuanto menos maduro está, mayor contenido en fibra tiene, por lo que se recomienda un plátano inmaduro en casos de diarrea. No obstante, se debe tener cuidado con los plátanos verdes, porque su gran cantidad de almidón los hace indigestos.
  • Ayuda al sistema inmune: los fructo-oligosacáridos, una vez fermentados por la flora intestinal, generan sustancias que benefician al sistema inmune. Además, sus vitaminas B6 y C contribuyen al funcionamiento normal del mismo. Los nutricionistas recomiendan tomar plátano a aquellas personas que han pasado por una enfermedad  y tienen debilitado el sistema inmune.
  • Es saciante: por ello está recomendado en dietas de adelgazamiento.
  • Reduce la presión arterial: gracias a la gran cantidad de potasio que contiene, el plátano disminuye la hipertensión arterial. A esto contribuye también la escasa presencia de sodio.
  • Puede mejorar la composición de la flora intestinal: según una investigación publicada en The Brithis Journal of Nutrition, la ingesta de plátano puede incrementar los niveles de bifidobacterias, lo que ayuda a mejorar la composición de la flora intestinal.
  • Evita la retención de líquidos: su escaso contenido en sodio y la elevada presencia de potasio evitan la retención de líquidos, por lo que es recomendable en caso de sufrir cálculos renales o nefritis.
  • Es apto para diabéticos: es un alimento de bajo índice glucémico, especialmente cuando no está maduro, momento en el que posee menos azúcares y más almidón resistente y fibra.

El plátano, por tanto, es una fruta recomendada para toda la población, aunque especialmente para las personas que están en crecimiento o que requieren una nutrición más fuerte. La única restricción es para aquellos que sufren insuficiencia renal, ya que estas personas necesitan una dieta baja en potasio.