Día Mundial del Ictus: síntomas y cómo prevenirlo

El 29 de octubre es el reconocido como el Día Mundial del Ictus, un problema que solamente en nuestro país se produce en torno a 125.000 casos anuales. De hecho, cada cuarto de hora fallece una persona en nuestro país como consecuencia directa de ello. Así lo reconoce la Fundación Española del Corazón (FEC), desde donde hoy se emiten ciertas explicaciones a su causa y también expone una serie de recomendaciones fundamentales para prevenirlo

También la FEC apunta directamente a cuáles son algunos de los posibles síntomas de un ictus. Entre ellos destacan los siguientes: 

  • Pérdida súbita de visión. 
  • Dificultad para expresarse verbalmente. 
  • Pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo. 
  • Dolor de cabeza repentino e intenso sin causa aparente. 
  • Vértigo acompañado de desequilibrio o caídas

Todos ellos son algunos de los posibles síntomas del ictus, que pueden aparecer o no de forma conjunta. Para ello, la recomendación es la prevención desde unos hábitos de vida saludable. Estos incluyen ejercicio, alimentación cardiosaludable y supresión del consumo de tabaco o alcohol. 

Causas del ictus: 

  1. Causa embólica cardiaca: Trombo que se forma en el corazón, en muchas ocasiones producido por una fibrilación auricular u otros problemas cardíacos no tratados. El trombo viaja desde el corazón hasta las arterias del cerebro, taponándolas. 
  2. Causa embólica de otro territorio vascular: Placas de ateroma -aterosclerosis- de otros territorios arteriales que también incluyen las arterias más distalmente. 
  3. Causa trombótica: Trombos en las arterias cerebrales ocasionados por alteraciones de la sangre como los reconocidos como “síndromes de hipercoagulabilidad”. 

Cómo prevenir un ictus: 

  • Llevando una dieta equilibrada, tipo mediterránea. 
  • Practique ejercicio y abandone el consumo de alcohol y tabaco
  • Control de los problemas que pueden aumentar el riesgo de ictus (hipertensión, diabetes, colesterol elevado, enfermedades del corazón (…)
  • Siga con rigurosidad el tratamiento prescrito por el especialista en Neurología que lleve su caso.