La contaminación del aire puede provocar el mismo enfisema pulmonar que fumar cigarrillos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula que en el mundo mueren aproximadamente 1,3 millones de personas al año a causa de la contaminación atmosférica urbana.  Para la OMS la contaminación supone un “grave problema de higiene”, ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, problemas respiratorios y cánceres de pulmón, entre otras dolencias.

Respirar aire contaminado causa el mismo daño a los pulmones que fumar cigarrillos

Un estudio realizado por tres universidades de EEUU (Columbia, Washington y Buffalo) y publicado en la revista científica JAMA (Journal of the American Medical Association) en 2019, ha concluido que la contaminación del aire se relaciona con el desarrollo de enfisema pulmonar. Según este estudio, exponerse a altos niveles de contaminación del aire, especialmente la provocada por el ozono a nivel del suelo, puede acelerar la progresión del enfisema pulmonar tanto como fumar una cajetilla de cigarros al día.

Esta conclusión es resultado de una investigación de 18 años en la que participaron más de 7.000 personas. Los participantes, que tenían entre 45 y 84 años de edad, fueron estudiados durante una media de 10 años y estaban sanos al comienzo del estudio. La investigación analizó los niveles de cuatro contaminantes (partículas finas en suspensión, óxido de nitrógeno, carbono negro y ozono a nivel del suelo) en el domicilio de cada participante, y posteriormente se usaron tomografías computarizadas para descubrir conexiones entre los contaminantes del aire y el desarrollo del enfisema.

Tras analizar los resultados, los investigadores demostraron una asociación entre los contaminantes atmosféricos y el desarrollo de enfisema, siendo el ozono a nivel del suelo el que presentó una mayor conexión. El doctor R. Graham Barr, autor principal del artículo, explicó en CNN que “el aumento en el enfisema que observamos fue relativamente grande, similar a uno pulmonar causado por 29 años de fumar y 3 años de envejecimiento”.

Estos hallazgos pueden ayudar a explicar por qué el enfisema es relativamente común en los no fumadores.

 

 

Otros efectos de la contaminación atmosférica en la salud

La contaminación atmosférica afecta de distintas formas a diferentes grupos de personas. Los efectos más graves, según la OMS, se producen en las personas que ya están enfermas. Asimismo, los grupos más vulnerables, como niños y ancianos, son más susceptibles a los efectos nocivos de este fenómeno. La exposición a corto y largo plazo a la contaminación atmosférica:

  • Aumenta los episodios trombóticos, pues facilita que se produzcan coágulos en la sangre, que pueden derivar en un infarto de miocardio o un ictus.
  • Incrementa la aparición y la gravedad de enfermedades respiratorias como el enfisema.
  • Aumenta el deterioro de la función pulmonar.
  • En personas aquejadas de asma, aumenta el riesgo de sufrir una crisis asmática los días en que las concentraciones de ozono a nivel del suelo son más elevadas.
  • Daña los riñones, ya que ellos son los encargados de filtrar la sangre y retener las sustancias tóxicas. Si se acumulan en exceso, se puede dificultar su función.
  • Aumenta el riesgo de padecer hipertensión.
  • Provoca sequedad en el ojo, ya que es un órgano muy sensible al ambiente que le rodea.
  • Es un factor de riesgo de sufrir cáncer, no sólo de pulmón, sino también de riñón, vejiga, colon y recto.
  • Puede provocar dolor de cabeza y ansiedad.
  • Daña la memoria: respirar aire contaminado puede favorecer la oxidación de las células del cerebro, aumentando el riesgo de desarrollar alzheimer según una investigación de la Universidad de Lancaster.
  • Afecta al feto durante el embarazo: las partículas más finas del aire contaminado pasan de los pulmones a la sangre y pueden atravesar la placenta y llegar al feto, afectando negativamente a su crecimiento.