Consejos para aliviar los ronquidos

 

Son muchas las circunstancias que pueden provocar una perturbación del sueño. Las preocupaciones, insomnio, molestias físicas o incluso alguna que otra situación vinculada con determinadas sustancias como la cafeína pueden ser algunas de ellas, como también puede ser un molestoso ruido que impide descansar. Es el caso de los ronquidos, algo tan común como molesto para ciertas personas. Hoy te mostramos una serie de consejos para aliviar los ronquidos. 

Según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), la mitad de los hombres suele roncar, pero la mujer tampoco se libra. Una de cada cuatro también ronca. Todos ellos se pueden sentir algo más aliviados después de conocerse estos consejos que podrán ayudar incluso a que los ronquidos desaparezcan.  

Tal como confirma la doctora Olga Mediano, neumóloga y coordinadora del área del Sueño de la SEPAR, los ronquidos “pueden ser síntoma de enfermedad” pero no todo ronquido se asocia a ello. “El 40 por ciento de la población adulta ronca, pero la mayor parte son ronquidos simples”, matiza, tal como recoge ‘InfoSalus’. 

El alcohol y la distribución de la grasa corporal son factores relevantes en este sentido. Según la especialista, el hombre ronca más que la mujer ya que se le acumula más nivel de grasa en el cuello. También las mujeres embarazadas roncan por la retención de líquidos, el aumento de peso y el nivel de grasa. “La tripa hace que tengamos un cierto descenso de la capacidad pulmonar. Todo ello, junto a la situación hormonal peculiar, deriva en que se ronque más que antes del embarazo”, recalca. 

CONSEJOS CONTRA LOS RONQUIDOS

  • La eficacia de las tiritas no está demostrada científicamente. 
  • Bajo prescripción médica hay medicaciones como sprays, gotas o corticoides que deben tomarse con mesura. 
  • En caso de patología, la cirugía en la nariz podría ser útil siempre que el especialista lo recomiende. 
  • Cualquier medicación que despeje la nariz, pero siempre bajo prescripción médica. 
  • Mantener una posición lateral para dormir. 
  • Utilizar dispositivos que permitan el avance mandibular para dejar un mayor espacio a la salida de aire. 
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco