La importancia del descanso en el entrenamiento

Con la llegada de las vacaciones de verano es normal descuidar el ejercicio en mayor o menor medida, algo que a menudo puede preocupar a los deportistas. Sin embargo, al contrario de lo que pueda creerse, tan importante es el entrenamiento como el descanso del mismo.

 

El entrenamiento invisible

Para alcanzar nuestro máximo rendimiento tenemos claro que es esencial entrenar y cuidar la alimentación. Pero muchas veces nos olvidamos de uno de los grandes pilares de un buen rendimiento deportivo: descansar.

El descanso es una de las claves del éxito, siempre y cuando se sepa cómo gestionarlo. Aunque no sólo para conseguir el mejor rendimiento, también para reducir el riesgo de lesión. Por lo que en muchas ocasiones el descanso es, sin duda, el mejor entrenamiento que podemos hacer.

Después de cada entrenamiento intenso, las fibras musculares se deterioran y sufren micro-roturas. Para la recuperación de estos tejidos basta con descansar de forma adecuada y tomar buenas dosis de proteínas.

Nuestro organismo necesita recuperar, volver a su estado de equilibrio y asimilar las cargas para poder dar lo mejor de sí. Cuando descansamos todos los procesos de recuperación se activan, los tejidos se regeneran, llenamos las reservas de energía, nuestras hormonas restablecen el equilibrio y el cuerpo se prepara para soportar un nuevo esfuerzo físico.

El descanso de calidad

No todo descanso vale de cara al ejercicio físico, éste deberá ser de calidad, especialmente en lo que se refiere al sueño. Los expertos aconsejan dormir una media de entre ocho y siete horas, que pueden ser aún más enriquecedoras si se realizan cenas ligeras y no se activa el cuerpo al menos dos horas antes de acostarse.

Los expertos de MasMúsculo recuerdan a los deportistas que otra forma de mejorar el descanso deportivo es una buena alimentación post entrenamiento. Esta deberá ser rica en hidratos de carbono con alto índice glucémico y proteínas; alimentos que pueden encontrarse en tiendas físicas y online de suplementos y nutrición deportiva.

Por otra parte, el tiempo de descanso ideal dependerá de diversos factores como la edad del deportista, la actividad que realice, el esfuerzo que requiera y el nivel que tenga. Por norma general se recomiendan 48 horas para trabajos de hipertrofia, fuerza máxima, potencia anaeróbica y esfuerzos elevados a ritmo de competición. Y 24 horas cuando se hacen esfuerzos de velocidad, resistencia aeróbica, técnica o flexible.

Respetar estos tiempos podría ayudarnos a ahorrar diversos problemas en futuro, uno de ellos el sobrentrenamiento. Esto se produce como aviso del organismo de que debemos parar de entrenar porque que hemos llegado al límite.

Descanso físico y mental

El descanso físico es importante, pero el mental no se queda atrás. Cuando nos enfrentamos a entrenamientos duros, la mente trabaja bajo presión para poder aguantar el esfuerzo exigido. Y como este empeño no se puede mantener a diario, es fundamental dejar que el cerebro se despeje y descanse para no caer en la desmotivación y la pérdida de rendimiento.

Y en este sentido las vacaciones de verano pueden tener un papel protagonista en el rendimiento deportivo de cara al próximo curso. Dedicarnos unos días para despejarnos, cambiar de aires y descansar en un ambiente de relax es un aliciente para recargar aún más las pilas.

Por lo que ante la preocupación de algunos deportistas, dedicar unos días de verano al descanso físico y mental, tendrá grandes beneficios en nuestros futuros entrenamientos. No obstante, tampoco deberemos aparcar completamente el ejercicio en vacaciones. Podemos aprovechar el mayor tiempo libre para practicar otros deportes o realizar actividades físicas al aire libre. De la misma manera, aunque no tiene nada de malo darse algún capricho que otro en vacaciones, cuanto más cuidemos lo que comamos menos nos costará la vuelta a la rutina y menos forma perderemos.


Más Músculo

MASmusculo

Calle Arabial 103.
Granada
Tel.: 958 27 98 88
www.masmusculo.com

Publicidad